logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
Derechos.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
 
Aumentar tamaņo del texto Disminuir tamaņo del texto
Nota en Edición Impresa de La Urdimbre, junio 2007
El barrio abandonado

Me permito humildemente remitirles algunos planteos e ideas respecto de las carencias, aflicciones que la realidad a diario nos enfrenta y algunas sugerencias ad hoc. Son hechos, por supuesto, ya conocidos por Uds. pero que deseaba puntualmente recalcar.

Padecemos a diario constantes ruidos molestos, música estridente, degradación del espacio público, etc. en especial cerca de Casa Amarilla y a toda hora incluso los fines de semanas y en horas de descanso (sin referirme a los días de partidos, en los que éstos están sobreentendidos)

•Las veredas están muy rotas y abandonadas (especialmente sobre Av. Alte Brown entre Blanes y Villafañe), faltan bajadas para discapacitados y semáforos peatonales,
•Hay un pavoroso exceso de tránsito pesado por Alte. Brown el cual debería abolirse en toda La Boca y redireccionarse.
•Está el alto riesgo de construcción de viviendas en los terrenos de Casa Amarilla, agravado por la carencia de espacios verdes (a excepción del parque Irala, segregado del área de Av. Alte. Brown).
•Grupos de cartoneros, linyeras y bandas juveniles que se juntan cerca de edificios a consumir alcohol y luego dejar toda la basura y botellas tiradas en veredas (sobre Blanes y Alte. Brown es algo crítico) en especial los fines de semana.
•Los asentamientos y casas ocupadas ilegalmente, conventillos, etc. que promueven en algunos casos delito y droga (“paco” y pegamento, de este último se puede ver a plena luz del día a grupo de niños aspirando sobre Alte. Brown yendo a Casa Amarilla y a la vista de vecinos y policías).

A todo esto el Gobierno de la Ciudad y el CGP3, descuidan y hacen caso omiso, casi como un desprecio al barrio, ignorando su trascendencia histórica y turística.

Para iniciar un atisbo de cambio deberían existir asambleas de vecinos (como la de San Telmo) presionando a las autoridades y legislatura porteña para acelerar soluciones.

Participando de estas asambleas y reuniones por y para La Boca (como las de los teatros Verdi y de La Ribera o Café Roma).

Debemos denunciar y NO consentir malos hábitos que perjudican al prójimo (ruidos molestos, basura, gente orinando en lugares públicos y espacios verdes como a diario se ve).

Promover la comunicación y cooperación entre vecinos para mejorar las acciones tendientes al mejoramiento del barrio, sea a través de reclamos o de la propia acción e iniciativa, es obligación de cada vecino.

Estimular la solidaridad en el barrio y vecinos, cuyo concepto lamentablemente no esta para nada acendrado debido a cierta dejadez, pereza y negligencia de espíritu, sumado a un tipo de vecinos ajeno ( no todos) que han ocupado lugares sin interesarse o comprometerse con el cuidado del barrio.

Para encarar la solución a los problemas se necesita para empezar paz de espíritu y armonía. Ello es imposible en las actuales condiciones.

Se precisa comenzar por la planificación de una “cota cero” prolija de calles, aceras, iluminación, veredas y cruces, no como la actual caótica y desordenada situación, agravada por un feroz transito pesado y un exceso de ruidoso transporte publico. Esto conspira para resolver otros temas (contaminación, uso de espacio público, etc.).

Razones esta por las cuales el vecino cae en un estado de desanimo, desatención, torpeza al transitar, desidia por la preservación del patrimonio, higiene y normas de urbanidad, como resultado de verse rodeado de semejante devaluado paisaje.

RECLAMAMOS mayor presencia policial, guardia urbana (¿acaso privativo de zonas ricas/céntricas?) y entidades municipales de contralor que apliquen ordenanzas, multas y sancionen contravenciones (ruidos molestos, basura fuera de horario, delito, respeto a las normas transito, el control del transito pesado, etc., etc.).

Sin ánimo de ser pesimista si bien pareciera haber una toma de conciencia respecto de lo expuesto, no he notado acciones concretas desde tiempo atrás, salvo el repintado de sendas peatonales en avenidas y alguno que otro cartel turístico o barrial, totalmente falto de prioridad y más bien sólo decorativo.

Por último querría sugerir que se construya un bulevar en Av. Alte Brown entre Villafañe y el Hospital. Argerich donde existe espacio, al estilo del realizado sobre Avda. Caseros desde Parque Lezama o el de la Avda. Montes de Oca, con farolas, canteros, plantas, árboles. Esto contribuiría a embellecer el paisaje y evitaría asimismo malas maniobras vehiculares (ej.: giro en “U” de muchos coches y el mal cruce de peatones).

Los vecinos nos sentimos a veces impotentes ante la desidia oficial (pese a reclamos) por lo cual le agradeceré si pueden publicar y también elevar estas ideas/planteos a la Defensoría del Pueblo o alguien COMPETENTE del GCBA que nos devuelva el orgullo de vivir en nuestro querido y abandonado barrio de LA BOCA.

Un afectuoso saludo y agradecido por su atención.

Raimundo Oliveira