logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
Derechos.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar

21/08/2011
La escuela Nº 3, el ABL y el Macrismo
Comunas del Bicentenario

La Escuela N.3 del distrito 5to. que está en Montes de Oca y Martín García, con una población que vive mayoritariamente en la villa 21 y en los alrededores de Barracas y Constitución. Escuela que hace 8 meses esta en obra, tal vez por razones electorales o no (ya no interesa), pero que nos ha modificado la rutina en las clases. Obreros conviviendo con maestros y chicos, polvo, ruidos, aulas rotativas por semana, sin salón de música, sin dirección, sin biblioteca. Esta obra que incluía la instalación de un sistema de calefacción central (que todavía no anda porque no tiene gas) y sobre todo el arreglo de mamposterías y techos que, por las lluvias y los años están muy deteriorados, pintura general, etc. . Hoy, como todos los mediodías, algunos maestros, los directivos y obreros nos encontrábamos almorzando o preparando la entrada para el turno tarde. Yo estaba en el patio observando el cielo oscuro que cubría la zona y el granizo. El espectáculo sonoro y visual de ese momento ya era bastante estremecedor, y hubiera quedado como un comentario si no pasaba nada mas grave. Lo primero que se rompió es el techo que cubre el patio delantero. Se agujereó y el granizo entraba directo al patio, el agua brotaba de las alcantarillas y todo se inundaba [1].

El Gobierno de Maci estudia proponer a la Legislatura un aumento del 40 por ciento en el impuesto por alumbrado, barrido y limpieza (ABL), lo indicó el diputado porteño y presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Álvaro González, quien argumentó que no se registran incrementos de este impuesto desde 2008. Si el incremento se define en base a la inflación oficial acumulada desde 2008 debería ubicarse en el 35 por ciento, aunque podría llegar al 40 por ciento.

El director de Crédito Público de la Ciudad, Abel Fernández, defendió ante la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Legislatura porteña un polémico proyecto de volver a endeudarse en U$S 500 millones con una tasa del 10,5%.

Según el funcionario, U$S 300 millones se destinarán al pago de vencimientos del Bono Tango y los restantes U$S 200 millones a obras, aunque no pudo especificar cuáles.

El titular de la Comisión de Hacienda, el macrista Álvaro González, se comprometió a distribuir entre los legisladores en el corto plazo un detalle de las obras. El ministro de Hacienda de la Ciudad, Néstor Grindetti, viene impulsando este endeudamiento. La deuda ya fue saldada. El Ejecutivo porteño debía pagar este año $ 1700 millones entre deuda flotante y vencimiento de bonos como el Tango.

Extrajo de sus arcas $ 1200 millones para cubrir los bonos y sólo quedó debiendo el flotante, un pasivo fácilmente pagable con los millonarios ingresos corrientes. Fernández aceptó haber tomado esa decisión, y consideró que la nueva toma de deuda serviría para reponer lo extraído de otras partidas. Pero como hay poco detalle del destino del crédito que se quiere tomar, algunos legisladores creen que se trata de una maniobra para tener líquido disponible sin fines concretos, y compensar el mayor gasto electoral en obras.

Los ingresos crecen exponencialmente : la Ciudad tenía presupuestado que por Ingresos Brutos recaudaría un 31% más en 2001, pero en lo que va del año llegó al 46% ; la Coparticipación pasó del 20% presupuestado al actual 34% ; en Sellos, subió del 11 al 45% ; en patentes del 11 al 28%. A esto hay que sumarle los altos niveles de subejecución, ya que al primer trimestre sólo se había ejecutado un 15% del total.

Es en el interior de esta matriz ideológica donde tenemos que leer lo que significa la consolidación, en la ciudad de Buenos Aires, de una derecha que entrecruza lo liberal y lo populista, el crudo discurso del mercado y de la privatización con el reclamo, a todas luces artificial, de una sociedad de iguales que logre reabrir el ideal de una igualdad de oportunidades que no es otra cosa que una gigantesca quimera propagandística, desmentida por una realidad brutalmente expulsiva y excluidora. El macrismo, con su alquimia de estética de última generación pergeñada en el laboratorio de Durán Barba, sus sofisticados punteros provenientes del peronismo duhaldista, su capacidad para movilizar fantasías ligadas al mundo de “las celebridades” y a la gramática fascinadora del espectáculo, junto con la complicidad y la protección de la corporación mediática -fuerza imprescindible para desplegar el proyecto de restauración conservadora neopopulista en la Argentina-, ha mostrado con su contundente triunfo en Buenos Aires que es, hoy por hoy, la mejor expresión de ese ideal “opositor” que no se lograba encontrar entre la variopinta tienda de los milagros que venía siendo lo propio y visible de la oposición política [2].

Como en muchos de los hitos políticos de estos años vemos como la información orienta en la ciudadanía ha decisiones o acciones políticas muchas veces contra los propio intereses de los ciudadanos que utilizan los servicios públicos. En nuestra ciudad no alcanzo con los datos de la macroeconomía, el un crecimiento en el país a tasas chinas, con el aumento notable del consumo, para construir un a propuesta que permita a los ciudadanos separa “la paja del trigo”.

Tenemos 4 años por delante para comunicar información que permita destruir los “mitos” del empresario y los ciudadanos, construir alternativas populares e interpelar a los diputados de la ciudad para que no formen parte de la entrega.


[1] Matías maestro de la institución.
[2] Ricardo Forster “Síntomas de época: neoliberalismo y elecciones”