logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
Derechos.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
 
Aumentar tamaņo del texto Disminuir tamaņo del texto
07/02/2009
La Asamblea Popular de Plaza Dorrego rechaza destrucción de mural por parte del GCBA

Rechazan la desaparición del mural colectivo ubicado en San Juan y Defensa, "patrimonio de nuestra identidad barrial" y convocan a repudiar al Gobierno de la Ciudad este domingo 8 de febrero a las 11 hs. en San Juan y Defensa.

El Mural, impulsado por la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea, fue realizado el 23 de marzo de 2002 frente a un nuevo aniversario de la instauración de la dictadura militar de 1976. Es el resultado de un proyecto colectivo y pudo ser concretado gracias a las donaciones de vecinos y comerciantes del barrio.

El Mural, que excedía la mera recordación histórica, fue pensado para proyectar en un lenguaje plástico imágenes que articulaban el golpe de estado de 1976 con el momento que estábamos viviendo. Así, cada secuencia elegida representa con claridad distintos momentos que, al entrelazarse, dan sentido a 30 años de nuestra historia: los detenidos desaparecidos por la dictadura militar, la Pirámide de Mayo rodeada con los Pañuelos Blancos de las Madres, la época menemista de “Pizza y Champagne” y el 2001, momento en que el pueblo dice basta irrumpiendo en el escenario político con piquetes y cacerolas.

Tal es el grado de aceptación del mural que, bajo el cuidado respetuoso y cariñoso de los vecinos del barrio, y de otros barrios, en todo este tiempo nunca ha sido pintado ni maltratado. Por el desgaste natural del paso del tiempo, el 7 de diciembre pasado, en proximidad del aniversario de las jornadas del 19 y 20 de diciembre, la Asamblea organizó una jornada de restauración del Mural, donde se acercaron a colaborar varios vecinos del barrio y se contó con la presencia de músicos y artistas locales.

No obstante su incuestionable valor social y su vinculo directo con la historia y la identidad barrial, para el Gobierno de la Ciudad el Mural puede ser, y ha sido ya “tapado”, “ocultado”, “silenciado” detrás de una empalizada destinada a publicidad comercial, pudiendo llegar a ser destruido para siempre, para dar lugar a formas más lucrativas de patrimonio y de cultura.

Más información
La Asamblea popular de Plaza Dorrego restaura mural