logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
D.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
08/06/2012
Repudio por agresión a periodistas

Dirigentes políticos, legisladores y organizaciones sociales repudiaron las agresiones sufridas por los equipos periodísticos de la agencia Télam, los diarios “Tiempo Argentino” y “Crónica” en el partido de Malvinas Argentinas y del programa de la televisión pública 6,7,8.

El Secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Guido Carlotto, expresó su más enérgico repudio a la violencia física de la que fueron objeto periodistas de 6,7,8, Télam, Tiempo Argentino y Crónica en diversos episodios ocurridos en los últimos días.

“El periodismo como profesión u oficio, y el periodista como actor imprescindible son pilares para garantizar la libertad de expresión en tanto derecho fundamental e inalienable inherente a todas las personas”, expresó Carlotto en un comunicado. Sostuvo que “este tipo de intimidaciones aisladas, que son rémora de un tiempo que dejamos atrás con esfuerzo, voluntad política y revisionismo cultural, atentan contra la construcción de una sociedad democrática basada en el respeto a los derechos humanos”.

En tanto, el bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, encabezado por Agustín Rossi, manifestó su repudio al ataque sufrido por los trabajadores de prensa de la agencia Télam y los diarios Crónica y Tiempo Argentino..

“Es inadmisible que todavía sucedan estas cosas, debe existir un claro repudio ante este tipo agresiones que lesionan los principios básicos de la democracia”, expresó el bloque oficialista en un comunicado de prensa.

Los legisladores oficialistas consideraron que “muchos deberían entender que la Argentina cambió, que todos tenemos libertad de trabajar, de expresarnos libremente, un país donde las voces se multiplican y la base primordial para ese cometido es la tolerancia”.

Finalmente, a través del comunicado, el bloque del FPV instó “a todos los actores de la sociedad, trabajadores, funcionarios, dirigentes a seguir construyendo un país, basado en la pluralidad”. La Asociación Argentina de Actores repudió “enérgicamente la agresión a los periodistas de la agencia de noticias Télam, y de los diarios Tiempo Argentino y Crónica, sufrida en el día de ayer en el municipio bonaerense de Malvinas Argentinas”.

“Este hecho lamentable se suma al ocurrido hace pocos días contra periodistas de la TV Pública en nuestra capital”, dijeron. Agregaron que “la libertad de expresión y el ejercicio del pluralismo de ideas que con tanto esfuerzo lograra nuestra sociedad toda al recuperar la democracia, se ve amenazada con estos hechos de violencia generados por sectores que hacen de la intolerancia y el patoterismo su peor manera de hacer política.

A su vez, el bloque del Frente para La Victoria/PJ de la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires, exigió que “se investigue y se juzgue a la patota que atacó a un grupo de periodistas” mientras desarrollaban una cobertura en el partido de Malvinas Argentinas.

“En la Argentina de hoy, con el pleno funcionamiento de las instituciones democráticas y un proyecto de país comprometido con la pluralidad de voces y las libertades de sus ciudadanos, es inconcebible este tipo de acciones que deliberadamente atenta contra la libertad de expresión y el ejercicio del periodismo”, expresó el bloque de Senadores del FpV en un comunicado.

El diputado nacional del Movimiento Evita, Leonardo Grosso, repudió el ataque y sostuvo que el accionar de esa patota “demuestra que la violencia está del lado de los que están en contra del proyecto nacional y popular”.

“La violencia está de un solo lado, que es el de la derecha que se enfrenta al modelo nacional y popular”, destacó Grosso que además señaló la responsabilidad en las agresiones del jefe comunal de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino.

“Cariglino se ha enrolado en las filas de Duhalde, quienes históricamente han sido poco tolerantes. Esta violencia demuestra cual es el eje de lo que ellos consideran que debe ser de la política: Callar a la prensa, al pueblo y reprimir la protesta social”, concluyó.

El Defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bonicatto, aseguró que “la libertad de expresión y de prensa son valores constituyentes y fundamentales del sistema democrático”, al repudiar las agresiones que sufrieron ayer trabajadores de prensa mientras desarrollaban una cobertura periodística en el partido de Malvinas Argentinas.

“Las diferentes identificaciones políticas o ideológicas bajo ningún punto de vista pueden ser motivo de agresión”, dijo Bonicatto en un comunicado.

El Movimiento Evita repudió los ataques contra trabajadores de prensa.

“En los últimos días se han sucedido graves episodios de violencia hacia trabajadores de prensa provocados por sectores intolerantes y antidemocráticos que añoran un pasado que la gran mayoría de los argentinos ha decidido dejar atrás”, expresaron mediante un comunicado.

En este sentido, destacaron el “total repudio a estas manifestaciones de odio y violencia que atentan contra la libertad de expresión de un pueblo que avanza en la ampliación de sus derechos con la conducción de nuestra compañera Presidenta Cristina Fernández de Kirchner”.

Por otra parte, manifestaron su preocupación por “la inacción de la policía bonaerense que, presente en el lugar de los hechos, no intervino en defensa de los trabajadores de prensa agredidos, dando una demostración de violencia institucional, omitiendo una respuesta correspondiente y habilitando la violencia patoteril”. Mediante el documento, también afirmaron que “estos hechos deben investigarse y se debe hallar a los responsables materiales y políticos, porque la violencia, la intolerancia y el antidemocratismo de sectores minoritarios pero poderosos no tienen más lugar en una Argentina que crece con inclusión, con soberanía y con pluralidad de voces”.

Por último, manifestaron su “solidaridad a los compañeros trabajadores de prensa agredidos”.

A su vez, los legisladores porteños Juan Cabandié y Francisco Nenna repudiaron los ataques sufridos por periodistas de la agencia Télam, el diario Tiempo Argentino y el equipo de trabajadores del programa “6, 7, 8” condenando “una vez más la violencia” y sostuvieron su “convencimiento de que hechos de esta naturaleza atentan contra la convivencia democrática de nuestro país”.

Cabandié presentó un proyecto de declaración para “repudiar enérgicamente las violentas agresiones contra trabajadores de prensa del programa “6,7,8” emitido por la Televisión Pública, que tuvieron lugar el 1 de junio de 2012, cuando se encontraban cubriendo una protesta de manifestantes en la esquina de las Avenidas Santa Fe y Callao”.

“Frente a esta nueva agresión y persecución a los periodistas de la TV Pública distintas asociaciones y organizaciones, partidos políticos y periodistas repudiaron este violento hecho. Condenando una vez mas la violencia contra los trabajadores de prensa y específicamente en este caso de trabajadores de la TV Pública y del programa 6,7,8”, sostiene el escrito del presidente del bloque de FPV.

En ese sentido, subraya “en el convencimiento de que hechos de esta naturaleza atentan contra la convivencia democrática de nuestro país, y resaltando que resulta repudiable tanto las agresiones como las aseveraciones de que nuestro país vive una `dictadura´ es que llamamos a la reflexión a todos los ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires”.

Por su parte, Nenna se sumó al rechazo a los ataques a periodistas que ocurrieron durante los últimos días, tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en el municipio de Malvinas Argentinas, mientras los trabajadores de prensa desarrollaban sus tareas el lugar donde acontecían hechos noticiosos.

“Tanto las agresiones al equipo del programa 6, 7, 8 como las que sufrieron los cronistas y fotógrafos de Télam, Tiempo Argentino y Crónica responden al mismo patrón de intolerancia y cobardía”, expresó el dirigente de la CTA.

Al respecto, Nenna añadió que le “gustaría que esta clase de noticias tuvieran mayor repercusión en los grupos mediáticos que se rasgan las vestiduras en defensa de intereses corporativos pero callan cuando hay que proteger a los trabajadores”. (Télam)