logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
D.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
23/07/2012
Derechos humanos de las mujeres afrodescendientes


Mujeres afrodescendientes en el Palacio San Martín de la Cancillería, con motivo del Día Internacional de la Mujer Afro,

Un encuentro sobre “Los Derechos Humanos de las mujeres de la Argentina desde una perspectiva social, cultural y política” se realizó en el Palacio San Martín de la Cancillería, con motivo del Día Internacional de la Mujer Afro, que se celebró el 19 de julio

Se trató de un acto “contra el sexismo y el machismo hacia las mujeres afrodescendientes”, según la Comisión de Afrodescendientes y Africanos/as del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería, que estuvo a cargo de la organización.

En el Salón Libertador expusieron delegadas de entidades representantivas de mujeres afrodescendientes, presentadas por el coordinador de la reunión y de la mencionada comisión, Carlos Alvarez Nazareno, de la organización Xangó.

La primema en hablar fue Jaqueline Santos, de la Red de Jóvenes Afroargntinos, quien destacó la importancia de la lucha de las mujeres afro, “ya que hace 200 años éramos esclavas” y consideró importante para ello las tareas comunitarias.

Marcela Lorenzo, de Xangó, dijo que es necesaria una total “normalización de la situación e imagen de las mujeres afro”, encasilladas durante la historia y hasta la actualidad en roles de lavandera, doméstica o prostituta, y exhortó a decir “no somos los que ustedes piensan”.

A continuación, Sergina Boamorte, de A Turma da Bahiana, se mostró partidaria de hacer movilizaciones para exponer los reclamos y lograr la participación de la mayor cantidad de gente posible.

También propuso “enseñar a los profesores de escuelas para que enseñen que nosotros también hemos participado de la historia y tenemos una patria libre y grande”.

“Todos los días debemos hacer algo para cambiar, nosotras que tenemos la capacidad de vivir y ser felices”.

La representante de la Asociación Amigas de la isla de Cabo Verde, Marcelina Rodríguez, se excusó por estar muy nerviosa y sólo invitó “a todos a participar del trabajo social”.

Mameto Kiamasí, de la Organización de Integración de la República Argentina también recordó “la situación inhumana de la afrodescendientes durante la colonia, como herramientas de trabajo en cultivos y casas y como amantes de los amos, de las que eran propiedad inalienable”.

“Hoy -siguió- la situación no es muy distinta, porque el fruto de aquel maltrato es el estereotipo, donde no sólo se las relega por su condición de mujeres sino por su fenotipo y color de piel como objetos de placer”.

De inmediato expresó que “es muy importante para las mujeres afrodescendientes que esto se escuche: no somos objetos sexuales sino seres pensantes”.

Sandra Chagas, del Movimiento Afrodescendientes, lamentó que “a las mujeres nos cuesta reunirnos, confiar entre nosotras, estar juntas y sentir que cada otra del mismo color es una hermana, una compañera de lucha y que nos necesitamos”.

Tras señalar que “lo bueno es que estemos hoy acá”, dijo que “esto se tiene que replicar, en la capital y en las provincias, donde también cuesta reunirse”.

Después exhortó a los hombres de la comunidad afrodescendiente a que ayuden a las mujeres en esa participación, “porque para que nuestros reclamos se escuchen, tenemos que hacerlos todos juntos, hombres y mujeres”.

La última panelista en hablaar fue la subsecretaria de Promoción de Derechos Humanos, Marita Perceval, quien consideró que las afrodescendientes “con esta organización demuestran que vencimos al individualismo salvaje que nos quisieron instalar durante décadas y también con el terrorismo de Estado”.

Perceval les aseguró que a los funcionarios del gobierno, “la propuesta de un plan nacional para los derechos de los afrodescendientes no nos ha sido indiferente”, y anunció que muchos organismos ya están trabjando en ello.

Mencionó ministerios y secretarías y señaló que “estamos trabajando juntos en cada uno de los puntos que hoy podemos comprometernos”, y que están avanzando “ante organismos del Estado para convocarlos para trabajar juntos”.

“Nosotras somos utópicas porque lo merecemos”, afirmó Perceval, y añadió que “las mujeres siempre hemos resistido... las Madres, las Abuelas... no pudieron asesinar la utopía”.

Casi al final del acto llegó Tati Almeyda, de Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora, quien fue invitada a hablar y sólo les expresó que “si alguna vez están con el ánimo caído, piensen: `si las madres pudieron, por qué no nosotros?`”.

Durante el encuentro, también, se cerró la muestra Cultura, Arte e Integración en el Mercosur, inaugurada el 16 de junio con obras de artistas plasticos afrodescendientes de Argentina y otros países de Latinoamérica, y al cierre actuó el grupo de Candombe fusión Malungo Logoso.

Según el censo de 2010, en Argentina hay 62.642 hogares con al menos una persona afrodescendiente en todo el país, donde viven 149.493 personas, aunque se supone que existe un gran número de argentinos que ignora que proviene de esa ascendencia, y esa identificación también es otro objetivo de estas organizaciones. (Télam).-