logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
D.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
24/01/2014
Los chicos al contenedor
Por Gustavo López

¿Cómo es posible que el Gobierno de Macri anuncie la instalación de containers para reemplazar las aulas que faltan y que nunca hizo y que no se produzca una reacción de indignación en cadena?

¿Qué tiene que pasar para que se reaccione ante una política discriminatoria, que afecta a los que menos tienen, de improvisación y que se basa en la desaparición de la escuela pública como proyecto neoliberal de los años 90?

Después de años de denunciar que faltan escuelas en el sur de la ciudad, que existe una política de vaciamiento del sistema público educativo y que esta política acentúa la desigualdad entre sectores de diferentes recursos económicos, el Gobierno porteño anunció la compra por licitación de 41 contenedores en reemplazo de las aulas faltantes por ineficiencia de gestión, condenando al calor en verano y al frío en invierno a miles de chicos de la ciudad, hacinándolos en contenedores en lugar de hacer escuelas.

Esta idea no es nueva. Tenemos que recordar que durante los 90, tomando el modelo Pinochetista, el gobierno de Menem planteaba la instalación de contenedores o aulas móviles para dar clases a los más pobres.

La lucha de los docentes, acompañada por buena parte de la ciudadanía lo impidió.

Pero 15 años más tarde, protegido por grandes medios que miran para otro lado, el macrismo lanzó una licitación pública para la instalación de estos depósitos de niños en lugar de aulas en escuelas.

Condenamos enérgicamente este intento, solicitamos que se vuelva atrás con esta idea discriminatoria y atentatoria de la igualdad en la educación y convocamos a movilizar conciencias para evitar que esto suceda.

Lo curioso del lenguaje es que se habla de contenedores, que lo único que contienen es desigualdad.

Revista mensual gratuita La Urdimbre
Edición 169 Febrero-2017
Edición 168- Enero2017