logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
D.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
 
Aumentar tamaņo del texto Disminuir tamaņo del texto
25/03/2008
a 32 años del golpe militar -- entrevista a julio gambina
Los modelos económicos en Argentina, 1ra. parte

A 32 años del golpe militar del 24 de marzo de 1976 en Argentina, el economista Julio Gambina (*) analiza los modelos económicos que se fueron implementando en nuestro país. Partiendo de 1880, pasando por la década del '30 y por los años '60 y '70, llega al golpe del '76 y a la actualidad.

¿Quiénes son los que dirigieron y dirigen los hilos de la economía de nuestro país?
¿Cuál ha sido el rol de la clase obrera?
¿Algo ha cambiado luego del golpe del '76
?

A estos y otros interrogantes responde Julio Gambina en la siguiente entrevista realizada por Fabiana Arencibia, integrante de la Red Eco Alternativo


Fabiana Arencibia: ¿Cuál es el modelo económico político, el modelo de país que venia desarrollándose antes que empezara a gestarse el golpe de Estado de marzo de 1976?

Julio Gambina: La Argentina ha tenido, antes del '76, dos grandes modelos de desarrollo económico. Hay uno originario que tiene que ver con la constitución de la Argentina, tal como la conocemos hoy, en territorio, en organización política que data de 1880.

Desde la Revolución de Mayo de 1810 hasta 1880 se va definiendo un estilo de desarrollo económico social de la Argentina. En 1880 se constituye el primer modelo de desarrollo capitalista de la Argentina. Se consolida una determinada clase dominante, básicamente estamos hablando de la oligarquía terrateniente en la Argentina y el capital externo, principalmente ingles, y es el momento de aparición en escena de la clase obrera, como principal sector de las clases subalternas en la Argentina. Ese es el primer modelo, es un modelo que se desarrolla mas y menos hasta la crisis de 1930.

Ahí aparece un segundo modelo de desarrollo. El primero era considerado como de una Argentina agro exportadora, técnicamente hablando.

En el segundo caso estamos hablando de una economía de sustitución de importaciones, una economía de industrialización por sustitución de importaciones. Aquí hay un cambio en la estructura de clases en la Argentina. En las clases dominantes, además de la oligarquía terrateniente y el capital externo, va a emerger una burguesía local, una burguesía de argentinos que incide en el desarrollo económico social, y hay un crecimiento y expansión de la clase obrera sobre la base de una extensión del mercado interno.

Hay un desarrollo capitalista clásico. La Argentina crece fronteras adentro, se amplía el mercado, por tanto crece la clase obrera y la burguesía local, y desde el punto de vista del capital externo, ya no son los ingleses los que dominan sino los estadounidenses, se empieza a aparecer con mucha fuerza Estados Unidos.

Pero este modelo de crecimiento económico, entra en crisis a mediados de los 70. Entre fines de la década del 60-69 hay que pensar en el Cordobazo, en los 70-71 el Choconazo, en el 72 el mendosazo. Rosario es epicentro de muchas luchas en esos tiempos desde el 69 hasta el 74. Todas estas luchas populares en donde la clase obrera tuvo un papel central, pone en crisis al modelo económico. Dificulta la capacidad del capital hegemónico para obtener ganancias y eso era sobre todo porque había un movimiento obrero estructurado, organizado en lucha que no solo reclamaba por condiciones de trabajo y salario sino que lo que ponía en discusión era el orden económico y social. Lo que se pone en discusión en la Argentina del 69 al 74, es el tipo de orden económico social que organización económica de la sociedad.

F.A: ¿Cuáles eran las opciones que se planteaban en ese momento?

J.G: Digamos que, con muchos matices, lo que estaba en discusión era la lucha anticapitalista y la perspectiva del socialismo; para unos socialismo nacional, para otros socialismo científico. La consigna era la “patria liberada”. La propuesta política era la construcción de instrumentos de liberación nacional y social, una perspectiva antiimperialista, anticapitalista.

Estaba a la orden del día lo que ocurría en América Latina; venia de la Revolución Cubana, de la Unidad Popular en Chile. Estamos hablando a fines de los 60, comienzos de los 70, de un momento muy especial en América Latina.

Las clases dominantes de la Argentina y América Latina se sintieron afectadas por esta oleada revolucionaria y propusieron una iniciativa política para obturar, limitar este reclamo de reformas progresistas radicales, de izquierda que se venían planteando a mediados de los '70.

Económicamente el tema era que había una afectación directa de las tasa de ganancia, los capitales mas concentrados no podían acumular ganancias en el nivel que pretendían, había limites para la valorización del capital y el objetivo del capitalismo es la ganancia.

Cuando el primer modelo de desarrollo en la Argentina entró en crisis tenía que ver con límites para seguir desarrollando el capitalismo. Por eso se pasó del modelo agroexportador, de 1880 a 1930, a modelo de industrialización por sustitución de importaciones entre 1930 y 1975.

Este modelo entra en crisis por política; porque la política de acumulación de poder de los trabajadores en aquellos años afectaba la cuestión económica, que era la acumulación de ganancias.

Las clases dominantes, lo que tuvieron que hacer es un cambio de timón en la correlación de fuerzas que había en ese momento. Porque había un movimiento obrero popular a la ofensiva, que incluso reclamaba un cambio de orden social que era lo que estaba en la situación de América Latina y el mundo, había una ofensiva de los pueblos contra el imperialismo, contra el capitalismo.

Por eso la respuesta fue violenta. Empezó en Chile en realidad en 1973. El golpe militar apoyado por corporaciones transnacionales principalmente de Estados Unidos -por ejemplo la International Telephone & Telegraph (ITT) que financió directamente el golpe de Estado de Pinochet - significó una cambio de política y un cambio de modelo económico. De alguna manera fue la vuelta al pasado. Intentaron desarrollar un modelo de inserción internacional subordinada. Una vuelta al agro poder, al agrobusiness.

Ese modelo que se desarrolló en Chile a partir del 1973 fue copiado en la Argentina a partir de 1976.

(*) Julio Gambina, es profesor de Economía Política, titular de cátedra en la facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario y profesor de postrado en varias universidades públicas. Es presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas (FISYP) y como tal miembro del comité directivo del Consejo Latinoamericano. Integra la dirección del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.

sigue en 2da. parte