logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
D.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
19/04/2010
El discurso de CFK ante la "Asamblea Nacional por Bicentenario" de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información


Presidenta argentina reclamó conducta de países poderosos que violan resoluciones de la ONU y OEA / Discurso ante la AN por Bicentenario de Venezuela destacó la necesidad de unidad latinoamericana ante intenciones neo-colonialistas / Invitó a Chávez y a mandatarios aliados a celebraciones del Bicentenario argentino el 25 de mayo

"En este segundo Centenario estamos en un mundo diferente. Si en el siglo pasado estaba la contradicción que se impuso en la región con la feroz doctrina de seguridad nacional y la desaparición de centenas de personas y el retraso económico más formidable del que se tenga memoria, debemos decir que este Bicentenario encuentra a los pueblos de América del Sur en una nueva etapa de transformación, que denomino una Segunda Independencia".

Así lo manifestó la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, durante su discurso de orden en la Asamblea Nacional de Venezuela, para conmemorar los 200 años de la gesta independentista revolucionaria venezolana que el 19 de Abril de 1810 rompió para siempre con tres siglos de colonialismo del imperio español.

Dijo que las ideas de autores universales fueron instrumentos que sirvieron a los pueblos para construir sociedades más justas y equitativas, y para más: transformar la historia.

"En 1810 tenía a una América que bullía y fuertes levantamientos de los pueblos originarios", señaló la mandataria suramericana, en el Hemiciclo del Parlamento venezolano ante la presencia de los jefes de Estado y Gobierno de las naciones ALBA, presentes en la ocasión junto con diputados, diputadas y voceros del Poder Popular.

"La idea de igualdad y libertad no tienen nacionalidad, son valores universales, incluso desde mucho antes de 1810", dijo como análisis personal de las razones que llevaron a la región suramericana a rebelarse en aquella época de oscuridad colonial.

"Nada nuevo inventamos cuando hablamos de libertad e igualdad", advirtió, pero de seguidas, recordó que en la celebración del primer centenario de la epopeya de los próceres, la mayoría de los libertadores suramericanos terminaron exiliados, olvidados y perseguidos.

"El primer centenario de 1910, donde en casi toda la región se habían consolidado repúblicas en un modelo de división internacional del trabajo, en la que sólo proveíamos materias primas que generaban riqueza y valor muy lejos de estas tierras", cuestionó, recordando que el sueño de los próceres libertadores era precisamente lo contrario.

Ante ese hecho histórico, la jefa de Estado argentino dijo que, en el siglo 21, el Bicentenario será la oportunidad para revertir esa herencia que empobreció a los pueblos.

Consideró que el llamado "Consenso de Washington", mecanismo de dominación neoliberal en la década de 1990, auspiciado por EEUU, provocó la reacción que se generó en América del Sur "y puso en marcha numerosos procesos en donde la noción de libertad se asoció a la de aquella de 1810.

"Tales son los valores que expresan, como pocos, lo que sentimos los hombres y mujeres en América del Sur: una sociedad más equitativa, igualitaria; donde sabemos que no todos somos iguales pero que debemos dar oportunidad de igualdad a todos los nacidos en estas tierras".

"No puede ser que por nacer en un hogar pobre se condene a nuestros niños a cancelar su futuro".

Aprovechó para invitar a los dignatarios presentes y al Presidente Chávez a acompañar al pueblo argentino en la celebración que por el Bicentenario de su independencia realizarán el 25 de mayo próximo.

Acabar con el doble estándar internacional

La presidenta Cristina Fernández aseguró que el mundo neoliberal del siglo 20 se derrumbó en esta nueva centuria y los viejos valores como los de Libre Comercio, la desaparición del Estado y la preeminencia del mercado como solución a todo, "se derrumbaron estrepitosamente. Nos encuentra a todos en América del Su, no sólo ante la responsabilidad histórica de conducir y dirigir la voluntad democrática de nuestras sociedades, sino también atrevernos como se atrevieron aquellos hombres y mujeres a formular categorías de pensamientos propios, códigos, ideas, elaborados por nosotros mismos".

Aseveró que lograr la unidad latinoamericana como objetivo fundamental es una necesidad histórica, basada en el respeto a la diversidad.

"No sé si esta realidad de hoy será igual a la que soñaron nuestros héroes, pero estoy segura de que se parece bastante más: a diferencia de la que teníamos hace 15 años en la región. De eso estoy absolutamente convencida".

Insistió en el caso de la ocupación colonial de las Islas Malvinas por Inglaterra, cuya soberanía reclama Argentina, y dijo que es necesario como causa universal que los países de América Latina deben discutir y debatir en todos los foros, para erradicar lo que llamó el "doble estándar" de los países poderosos.

"Que se termine el doble estándar en el mundo, donde los poderosos pueden violar las disposiciones de la ONU o la OEA, y solamente estamos obligados lo que somos más débiles o que no tengamos la fuerza necesaria para que se nos respeten nuestros derechos".

"Se tiene que terminar el doble estándar internacional", reiteró. "Si todos somos dignatarios de la Carta de San Francisco y miembros de la ONU, ¿Por qué algunos lo respetan y otros la violan una y otra vez, en forma sistemática?", cuestionó.

Desterrar la clave colonial es una obligación

Concluyó que en el nuevo escenario internacional que se está construyendo en el mundo del siglo 21, hay que ejercer el multilateralismo en serio, y en todos los frentes.
"Una garantía de volver a ser una sociedad de justicia, de derecho en términos universales".

"Tenemos que lograr que los derechos de todos sean respetados; defender el concepto de paz y respeto de la voluntad democrática de cada pueblo, expresada libremente, el respeto a la soberanía popular es para nosotros una cuestión que está en el ADN".

Comparó lo que ocurre en Las Malvinas, donde el imperialismo inglés está ahora en pleno intento por explotar yacimientos petrolíferos, con un espejo donde todos los países del sur deben mirarse. "Y saber que la batalla por los recursos naturales, por el agua, por la defensa de nuestros recursos, tal vez sea una de las claves para entender el siglo XXI".

Agradeció, por ello, la solidaridad expresa en este tema por su homólogo de la República Bolivariana de Venezuela y de todos y cada uno de los países de la región ante una causa que aparentemente sólo atañe a una nación.

"Desterrar la clave colonial es una obligación universal", sentenció.

Recordó que recibió recientemente en su país a un alto funcionario de la República Socialista de Vietnam, país al que calificó como ícono antiimperialista al enfrentar y vencer a cada una de las potencias que la pretendieron ocupar, la última de las cuales fue la norteamericana.

"Lo importante que une toda la historia completa, aquí y en el mundo, es que no hay poderío militar ni económico que pueda con la decisión de un pueblo cuando decide liberarse".

Finalmente, la dignataria argentina, al agradecer lo que calificó como honor de ser invitada como oradora de orden ante la Asamblea Nacional de Venezuela en tan magnífica fecha, aseguró: "el mensaje de los hombres y mujeres que enfrentaron al ejército más poderoso de 1810, es que lo que define la libertad de los pueblos, nuestras sociedades, es el valor y el coraje que tengan sus ciudadanos para defender los sagrados derechos de la libertad y la igualdad".

"A nombre de esos valores vengo aquí a saludar, ante esta Asamblea Nacional, digno lugar donde está representada la soberanía popular de Venezuela, al coraje de sus hombres y mujeres: los de 1810 y los de 2010".

"¡Gloria y honor a ambos. Muchas gracias. Viva la Patria, Viva Venezuela, Viva Argentina, viva el Bicentenario!".