logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
Derechos.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
29/10/2010
Néstor
Por Daniel Portas

Tanto tardaste en recorrer el camino desde Río Gallegos a Buenos Aires que no te diste cuenta que te necesitábamos allá por 1983, cuando los argentinos regresábamos del peor de los infiernos. Es que los nazis de nuestro hemisfeRío tenían un seguro de vida contratado en los EE.UU y debe ser por eso que no se preocuparon por ordenar su retirada, fue así que dejaron sus papeles sin quemar y para nuestra tristeza contamos nuestros muertos de a miles.

Alfonsín y la clase media hicieron lo que pudieron, mientras tanto nosotros nos lamíamos las heridas, que eran muchas y profundas. Pero vos aun estabas muy lejos. Claro un líder del pueblo camina, no corre, ni vuela y el sur de este país enorme esta tan lejos, que en tu tardanza llego un nuevo terror, esta ves de corte económico, vestido de caudillo y con nuestras mejores banderas y tradiciones de pueblo, nos confundió con sus dedos en V y vendió todo lo que forjamos como pueblo en un puñado de años peronistas de independencia económica y soberanía política.

Y cuando te digo que el depredador vendió todo, es por que vendió todo, todo, hasta nuestro orgullo como nación y nuestro patrimonio de país cultural por excelencia. Fuimos un shoping, de luces de mil colores, en donde a los negritos de esta patria los empujamos al tercer cordón, los dejamos sin trabajo, sin estudio y los entregamos al consumo de droga y a robar para obtenerla.

Fue duro esperarte, ¿Tan largo es el camino de Río Gallegos a Buenos Aires? , por que no te subiste a la moto de Perón, y si te daba miedo andar en su moto, por que no te trepaste a su caballo pinto.

Te cuento que estaba tan desesperado por echar al depredador, pero tan desesperado, que le puse una ficha a un inútil que ni la desesperación me sirve de consuelo, nos dejo en el medio del infierno, con una treintena más de compañeros muertos, mi único consuelo de ese tramo de la vida fue estar codo a codo resistiendo en Plaza de mayo con uno de tus estrechos colaboradores.

No me crees verdad, pero es cierto, ese apellido tan setentista y peronista, estuvo ese día en la plaza con mua, hasta que los gases y las balas nos persuadieron de dejar el lugar.

Y sí; metí la pata, cosa que ya reconocí públicamente y por la que pedí y pido perdón una y otra vez. Pero fue en definitiva tu culpa, te tomaste todo tu tiempo para caminar desde Río Gallegos a Buenos Aires y a mi se me pasaban los años de militancia y con 40 encima necesitaba creer en algo, necesitaba que tanto esfuerzo militante tuviera un sentido. Empecé un 1 de mayo de 1973 y de allí en adelante conté mas derrotas que victorias.

Pero por suerte llegaste, tanto tardaste que ya no quedaba nada, creo que las langostas dejan mas cosas en pie que los presidentes que te antecedieron.

Cuando te pusieron la banda y te dieron el bastón, plantaste bandera, le dijiste chau a la corte suprema menemista, bajaste los cuadros de los asesinos y los mandaste a la cárcel, eliminaste las leyes que los protegían, redujiste la deuda un 70%, le regresaste a los trabajadores las paritarias, nos diste la mejor presidenta de la historia, jubilaste a las amas de casa y a todo el que trabajo en negro durante años, recuperaste aerolíneas, aguas argentinas y hasta algunos ferrocarriles, terminaste con el curro de las AFJP que no paraban de decirnos que perdían plata en la timba financiera internacional, nos sacaste del FMI, nos devolviste el orgullo por la política, nos devolviste el orgullo por militar, nos devolviste el orgullo de ocupar la calle y la plaza con banderas, nos devolviste el peronismo y nos devolviste el orgullo de ser una argentina independiente. Y ahora te vas!!!!!, La verdad Nestor que no te entiendo, pero te quiero.

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMPAÑERO.