julio 18, 2018

No a la Incineración de Residuos en la CABA

Por Adrián Camps

El gobierno de la Ciudad presentó un proyecto de ley para modificar la Ley de Basura Cero e incorporar la incineración, con recuperación de energía, como una forma de tratamiento de los Residuos Solidos Urbanos (RSU) equiparable a la reutilización, el reciclado, el compostaje, la biodigestión.

En la Legislatura se realizó un importante debate con la participación de diputadxs de la oposición; la Defensoría del Pueblo Adjunta para Cuestiones Ambientales, la Auditoría del Gobierno, ONGs. ambientalistas (Greenpeace; FARN; AVINA), Cooperativas de Cartoneros (MTE; El Álamo; Recuperadores del Oeste). Concurrí en carácter de invitado (ya no soy diputado) y agradezco a los organizadores. Cuando me tocó hablar expresé entre otros conceptos:

La ley de Basura Cero se basa en la concepción de economía circular. Se busca que las materias primas o los materiales elaborados, luego de consumidos, vuelvan al proceso productivo mediante diversas técnicas. Obviamente hay productos que son muy difíciles de reutilizar o reciclar y conforman la “fracción de rechazo”. Basura Cero establece que una vez alcanzado el 75% de disminución de los residuos que iban a disposición final, la fracción de rechazo podía ser incinerada.

En este círculo virtuoso, se disminuye el extractivismo; se ahorra energía; se emiten menos gases de efecto invernadero y se generan miles de puestos de trabajo. La Ciudad de Buenos Aires tiene la cooperativa de cartoneros más grande del mundo.

La incorporación de la incineración como método de tratamiento, antes de alcanzar los límites posibles de Reducción, Reutilización y Reciclado, rompe con el principio de economía circular y nos lleva a otro de carácter lineal: Extracción; Producción; Consumo; Descarte e Incineración. Al final de este proceso solo recupera una parte de la energía que se empleó para la fabricación de los productos. La que nos venderán será costosa, del orden de los 150 dólares por Megavatio y deberá ser subsidiada, cuando la Argentina está licitando la energía solar, la eólica o los pequeños emprendimientos hidroeléctricos a 65 dólares el MV.

La plantas de incineración con recuperación de energía requieren materiales combustibles con alto contenido energético: plásticos; cartones; papeles. Todos materiales reciclables.

Como aspecto negativo adicional, la quema de plásticos genera substancias altamente venenosas, entre ellas la dioxina, utilizada por los EE UU en la guerra de Vietnam con consecuencias nefastas que aún subsisten

Obviamente no estamos hablando de esas concentraciones, pero aún en valores mínimos, se generan procesos acumulativos que dañan la salud de las personas expuestas y solo se hacen visibles luego de muchos años. En el mejor de los casos la población lindera con la planta dependerá de la calidad y estado de los filtros que se utilicen.

Todas las exposiciones fueron excelentes. Espero que el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo se debata ampliamente en las comisiones de la legislatura y se alcancen los acuerdos necesarios para actualizar la ley de Basura Cero sin desnaturalizar absolutamente su contenido.

 

Noticias Relacionadas