logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
D.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
14/07/2012
Rechazan a McDonald's en el Hospital Gutierrez

Profesionales de Hospital de Niños rechazan la ayuda de McDonald’s a cambio de promoción de comida chatarra. Advierten severas violaciones del Gobierno de la Ciudad en materia de preservación del espacio público.


Ronald McDonald’s, el payaso emblema de la cadena de hamburguesas en un cumpleaños infantil. En el Gutierrez no lo quieren ver.

El Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez necesita la construcción urgente de una sala para los padres de los niños de Terapia Intensiva que atraviesan uno de los más críticos momentos de su vida con un hijo que se debate entre la vida y la muerte. No tienen un espacio para estar y dormir cerca de sus hijos.

El Gobierno de la Ciudad tiene los recursos para construirla, ya que subejecuta drásticamente el presupuesto para mejoras edilicias de los hospitales porteños. En el primer trimestre de este año, en vez del 25% que hubiera correspondido, ejecutó el 2,8%. Sin embargo, para tener esa Sala de Padres tiene un inminente plan de canjeársela por marketing a una entidad emblemática de la alimentación chatarra y dañina, contra cuya dominancia en el mercado tienen que batallar diariamente pediatras, especialistas en hipertensión arterial, nefrólogos y nutricionistas infantiles del hospital. Esto se suma al riesgo de síndrome urémico hemolítico. En nuestro hospital fue que el Dr. Carlos Gianantonio lo describió por primera vez para el mundo entero.

El Gobierno de la Ciudad le cedería a la Asociación Civil Ronald Mc Donald´s un terreno interno del hospital con permiso de uso gratuito y precario por el plazo de 20 años para la construcción de una casa Ronald Mc Donald´s. A cambio de la casa, el gobierno le daría un permiso para colocar nombres, logos e insignias. Por ejemplo que todo su personal, que sería voluntario, usara delantales con la insignia, como puede verse en www.casaronald.org.ar ; o que en todas las bandejas de comida de todas las hamburgueserías figurara un mantelito en el que dijera que colabora con el Hospital de Niños.

La entidad funcionaría como convocante de donantes que desgravarían impuestos. No otorgaría el dinero, lo recaudaría y pondría su nombre, logos e insignias, y construiría y mantendría la casa para los padres. No se trataría de una donación de dinero. El nuevo modelo que se introduce en este caso, y que sienta un precedente, es la de otorgar un terreno público a una entidad privada durante 20 años. (Artículo 21 inciso 13 de la Constitución de la CABA establece que: “No se pueden ceder los recursos de los servicios públicos de salud a entidades privadas con o sin fines de lucro, bajo ninguna forma de contratación que lesione los intereses del sector, ni delegarse en las mismas las tareas de planificación o evaluación de los programas de salud que en él se desarrollen”.)

Sin que haya sido aprobado por la Legislatura, y sin que se haya permitido que pasara por la Comisión de Salud de la misma han comenzado las obras. Se talaron 5 árboles de un pequeño pulmón de manzana, cuando esto está prohibido ya que los árboles deben trasplantarse enteros.

El tema ha sensibilizado a muchos sectores de nuestra sociedad alrededor de varios puntos:
?Irresponsabilidad del Gobierno de la Ciudad acerca de sus deberes.
?Cesión de un terreno público a una entidad privada.
?Propaganda de comida insalubre para niños y adolescentes.
?Tala de varios árboles en un pulmón de manzana.

LA PROPUESTA DE LOS PROFSIONALES

1) Que el Gobierno de la Ciudad se haga cargo de la construcción y mantenimiento de la Sala de Padres porque cuenta con recursos genuinos para hacerlo.

2) En el caso de aceptar una donación, que la misma se realice sin cesión de terreno alguno y sin exhibición de propaganda alguna, sólo a través de la recepción de dinero para que el hospital construya y mantenga la sala.

Finalmente convocan a la comunidad hospitalaria, asociaciones, sociedades científicas, gremios, legisladores, periodistas, intelectuales y vecinos a pronunciarse contra éste atropello a la salud pública de niños y adolescentes.