logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
D.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar

21/09/2011
el proyecto de ley del ejecutivo requiere cambios en el código de planeamiento urbano que favorece a la empresa irsa
Solicitan archivo de megaemprendimiento macrista

La iniciativa es del legislador Martín Hourest, quien sostuvo "Quiero aclarar que si bien éste es un reparo estrictamente técnico también me opongo por cuestiones urbanísticas, ecológicas y de planeamiento urbano estratégico. El convenio es leonino y dañino para los intereses de la Ciudad y los porteños".

El proyecto de ley (1647- J- 2011) que presentó el Ejecutivo porteño para aprobar un convenio de normas especiales para el predio de 70 manzanas de la Ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, propiedad de la empresa IRSA S.A, no cumple con lo normado por los artículos 89 y 90 de la Constitución de la Ciudad. Y no puede ser modificado por la Legislatura ya que el artículo 4 del mismo convenio impide todo cambio al texto enviado por el ingeniero Macri al Poder Legislativo de la Ciudad.

El pedido de Hourest de rechazo al convenio y archivo del expediente se fundamenta en que en el caso de aprobarse la norma “devendría en abstracto”. En el instante mismo de su sanción.

“Estoy planteando la necesidad de archivar este proyecto de ley presentado por el Ejecutivo porteño porque omitieron incluir dentro de la moción el cumplimiento de los artículos 89 y 90 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires que dicen que todo proyecto que modifica el Código de Planeamiento Urbano tendrá tratamiento de doble lectura y necesitará una mayoría especial de 31 votos en cada una de las lecturas. Y, que entre la primera y la segunda sanción, se deberá convocar a una audiencia pública. Visto y considerando que en la cláusula cuarta del convenio entre la Ciudad e IRSA, que se aceptaría si se sanciona la ley, se enuncia que “si la legislatura no llegase a aprobar la moción o la aprobara con modificaciones al texto original, este convenio se extinguirá de pleno derecho y quedará sin efecto ni valor legal alguno para las partes”. Entonces no podemos tratar un proyecto de ley que en si mismo encierra una incongruencia técnica de gravedad, ya que es de por si inconstitucional”, explicó el legislador del bloque GEN y candidato a diputado nacional por el espacio que lidera Hermes Binner (FAP), Martín Hourest.

Seria una incongruencia realizar todo el procedimiento legislativo de un proyecto que por errores ontológicos de presentación. En la necesidad de su constitucionalidad se extingue como acuerdo de partes. Según sus propias cláusulas”.

Quiero aclarar que si bien éste es un reparo estrictamente técnico también me opongo por cuestiones urbanísticas, ecológicas y de planeamiento urbano estratégico. El convenio es leonino y dañino para los intereses de la Ciudad y los porteños.

Pretenden rezonificar el predio para permitir la construcción de 16 torres de 160 metros de altura y un barrio semi-privado con espejo de agua y marina. Sin estudios de Impacto Ambiental actualizados. Con una Audiencia Publica de hace 8 años y sin ningún tipo de contrapartida para la Ciudad. Las ganancias de estas construcciones serían cuantiosas ya que estaríamos hablando de que el metro cuadrado se vendería entre los 5.000 y los 6.000 dólares dándole un ingreso a IRSA de 3.500 millones de dólares, y nada para la Ciudad”, dijo Hourest.

Después de 4 años de gestión macrista, el Ejecutivo no cumple con las cláusulas institucionales que necesita para que un proyecto de ley sea aprobado. Optando siempre por las empresas constructoras, en detrimento de los vecinos y sus intereses”, finalizo el legislador.