logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
Derechos.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
15/11/2011
la nación anunció concretarlo a partir del 1 de diciembre
Acerca del traspaso del subte a la Ciudad de Buenos Aires


"La iniciativa del Gobierno Nacional de traspasar los subtes a la Ciudad tiene sustento legal y fue anunciado hace once años", sostiene la ong Agrupación Amigos del Subt. El Decreto N° 393 del año 1999 establece que la Nación le transfiere a la Ciudad el “control y fiscalización del subte y premetro” y la Ley N° 373 sancionada por la Legislatura en el 2000 dice que “acepta el decreto”.

El informe califica de "despropósito sin razón y difícil de entender" la forma en que hoy se gestiona el sistema del transporte subterráneo, cuyo esquema fue instrumentado en la década del ’90 por el gobierno menemista.

El servicio es regulado y controlado por el Gobierno Nacional pero el propietario de la red es el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. SBASE, la estatal porteña, realiza las obras de expansión que una vez terminadas las entrega al Concesionario Metrovías para su explotación y a la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte) para su control y fiscalización.

El problema de los recursos

El problema fundamental es el “traspaso con o sin recursos”. Actualmente el Gobierno Nacional subsidia a Metrovías con más de $ 800 millones para que la tarifa del subte sea de $1,10, financia el Plan de Obras en la red existente con $500 millones y construye la extensión de la Línea “E” por $ 340 millones. SBASE, por su parte, cuenta con un presupuesto anual de $ 800 millones para ampliar la red y acaba de empezar la construcción de 6 nuevas estaciones para prolongar la Línea “H”. Como se aprecia, la empresa Metrovías, propiedad del Grupo Roggio, recibe millones de pesos del Estado pero el servicio brindado es pésimo.

Si la Nación entregara los subtes sin recursos el Gobierno de la Ciudad se debería hacer cargo de los gastos de operación, compra de material rodante y Plan de Obras. SBASE podría usar sus recursos pero se quedaría sin dinero para hacer obras. Aunque se suban las tarifas de $1,10 a $3,40 los números no cerrarían. Con este aumento se obtendrían algo más de $800 millones anuales (330 días x 1.200.000 viajes x $2,3 = $828.000.000)

Las negociaciones recientes entre la Nación y la Ciudad contemplan la entrega de los subtes el 1° de diciembre con la mitad del subsidio. Posiblemente el resto de los fondos se cubriría con un aumento de tarifa. Se habla también de tarifas diferenciadas para sectores de bajos recursos.

Más allá de la forma en que se realice el traspaso interesa como gestionará los subterráneos el jefe de gobierno Mauricio Macri a partir de este nuevo escenario:

  • Hoy, SBASE realiza el control y fiscalización sólo de la línea “H” (7 estaciones), ahora se encargará de toda la red (78 estaciones). Esta tarea exigirá contratar más gente para que haga el control.
  • SBASE tendrá la potestad de aplicar multas a Metrovías como hoy la tiene la CNRT. De esta forma podrá obligarla a que cumpla con las inversiones de mantenimiento y renovación de instalaciones. Una nueva función que exigirá más recursos y decisión política.
  • El Gobierno de la Ciudad dependía de la Nación para la adquisición de nueva flota de material rodante -obsoleta y escasa- ahora deberá quedar bajo su responsabilidad.
  • La relación gremial con uno de los sectores más combativos del país -los Metrodelegados- no es un tema menor. Actualmente el gremio APDESBA lleva una relación tranquila --debido a su escasa fuerza-- con el Directorio de SBASE, eso probablemente cambiará.
Quedan algunos interrogantes, ¿mejorará el servicio o se seguirá viajando como ganado? ¿se mantendrán tarifas razonables o se dispararán como el ABL? ¿si los números no cierran, sacarán dinero de otras áreas o endeudarán a la Ciudad? ¿ cómo será la negociación con los metrodelegados? ¿se afectará el ritmo de las obras?

"Se sabe que la ineficacia de Macri para construir subtes ya está demostrada, ahora falta demostrar cómo gestionará el control y fiscalización del servicio" concluye el informe de Amigos del Subte.