logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
D.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar
19/04/2012
tras el temporal que azotó a Buenos Aires
¿Requiem para Barraca Peña?
Por Eduardo Alvelo

Barraca Peña
Sector del edificio de Barraca Peña que más daño sufrió. Debajo de los escombros quedaron sepultados los restos del casco de un antiguo navío encontrado en 2008 durante el curso de la excavación de una empresa constructora en Puerto Madero.

El fatídico temporal que azotó Capital y el Gran Buenos Aires la pasada Semana Santa, dejó un trágico saldo en pérdidas humanas y materiales.

La Boca, por sus características edilicias, fue uno de los barrios más afectados y aun hoy a quince días de la tormenta sus efectos aun perduran.

Los viejos conventillos de chapa y madera cedieron a los fuertes vientos y la lluvia, al igual que los techos de fábricas y galpones, la antena de Radio Grafica se derrumbó y lentamente gracias al esfuerzo de sus trabajadores y al de instituciones y organizaciones barriales intenta recuperar el aire nuevamente.

Uno de los casos más dolorosos fue el derrumbe de las paredes del principal edificio de Barraca Peña que data de 1774.

El mismo fue construido por Don Francisco de la Peña y Fernández, comerciante gallego, oriundo de Bouzas, Vigo, quien arribó junto a sus hermanos a las costas del Río de la Plata en busca de nuevos horizontes, y aquí decide instalar una barraca a la vera del río para dedicarse al comercio de cueros y frutas.

Luego de su muerte, a la primitiva barraca se le anexó un edificio que fue levantado por iniciativa de su hija María Genara y su yerno Carlos Augusto Bunge, quienes siguiendo la tradición familiar se dedicaron al comercio de lanas, carbón y alimentos.

Posteriormente estos edificios tuvieron distintos propietarios: Ferrocarriles del Sud, Ferrocarriles Argentinos, hasta la Compañía Cementera Hormaco en los '90. En 2006, junto a los restos del almacén “El Triunfo”, son expropiados y pasan a la órbita del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y son objeto de estudio y trabajos arqueológicos por un grupo de vecinos boquenses, quienes logran interesar a la Comisión de Turismo y Deportes de la Legislatura porteña y pasa de esta manera a integrar el proyecto de recuperación central de la Unidad Ejecutora de Obras y Proyectos para la Promoción Turística del Barrio de La Boca, creada por un proyecto legislativo propuesto por este grupo.

A partir de esto, los edificios son visitados por legisladores, ministros y hasta el propio Jefe de Gobierno Jorge Telerman, y dos licitaciones para su puesta en valor se ponen en marcha.

A fines de 2007, cambian los vientos políticos, Mauricio Macri es electo Jefe de Gobierno y los programas de la Unidad Ejecutora son desactivados.

Sin embargo, un accidental descubrimiento arquelógico le daría a la barraca una nueva oportunidad. El 31 de Diciembre de 2008 en medio de las obras de construcción de un edificio en Puerto Madero, son descubiertos los restos de lo que en primer momento se creyó un galeón, hallazgo que se convertiría en el descubrimiento arqueológico mas importante hasta la fecha en nuestra ciudad.

Numerosos medios de comunicación difundieron la noticia; la prestigiosa señal televisiva de la National Geographic le dedicó un programa exclusivo.

Luego de casi seis meses de trabajos e investigación se determinó que se trataba de un "pescio mercante" y no de un galeón, como se había creído al priicipio. Se decidió su traslado a la Barraca Peña junto a objetos encontrados en la excavación para ser conservados y expuestos al público. El recorrido hasta su destino contó nuevamente con una amplia cobertura de los medios de comunicación.

Quienes abogábamos por la recuperación de la Barraca Peña, creímos que esto activaría la puesta en valor del edificio, pero ello no ocurrió por falta de interés del área competente del Gobierno de la Ciudad.

Ahora, llegar a pie a la barraca es como ir a un lugar en que hubo un temblor, los viejos ladrillos de adobe yacen esparcidos por el suelo, junto a los restos de los capiteles de sus columnas, paredes enteras esperan brazos que las vuelvan a poner en pie y bajo estos restos descansa el pescio mercante en su doble sepultura.

Confiamos que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto urgentemente: Barraca Pena también es parte del patrimonio arquitectónico e histórico de la Ciudad.

Dice la nueva publicidad del Gobierno de la Ciudad que ha invadido todos los medios de comunicación “en todo estas vos”. Nosotros también estamos en Barraca Pena que existe y espera agonizante.