El Gobierno de la Ciudad levanta un programa periodístico

NOTA DE OPINIÓN 

Por Graciela Vega

Después de las elecciones en la Ciudad, el programa de Liliana Daunes ,”La Rosa Brindada” perdió una hora que afectó el delicado equilibrio de la creación y ahora le dieron un ultimátum para que termine a fin de mes.

El programa dedica un espacio tiempo a, entre otros, la literatura, la música, la defensa de los derechos humanos, los de las mujeres y los de todos los que no tienen voz. También había un lugar en él para la Narración Oral . Como síntesis, es una alianza entre lo poético, el pensamiento y la acción.

¿Demasiado lujo para los tiempos actuales? Acaso las autoridades salientes y entrantes (que parecen haberse fusionado) consideran subversiva esa unión? En cierta forma, tienen razón, es un aire con incitaciones a buscar, a creer, a pensar, a jugar, a crear, actividades peligrosas, si las hay, para los que apuestan al sometimiento a lo establecido.

En la cálida fortaleza de la voz de Liliana, en la de los que trabajan con ella, en la de sus invitados, hay un despliegue de temáticas que ya no podremos encontrar si el programa termina a fin de mes, para ser claros, si el programa se censura.

Desde el nombre, que alude a la rosa de Tuñón, se inscribe en la tradición del enlace de la lucha con la belleza y nos hace a los oyentes esforzarnos para poder continuarla y legarla a los que van a continuar nuestro camino. En una sociedad violenta se nos brinda una rosa pero el director de Radio Ciudad, piensa, a lo mejor, que no es “pro” andar brindando rosas.

Los oyentes defenderemos a la rosa con la fuerza que se merece y nos merecemos para no quedar desamparados de belleza.

Noticias Relacionadas