La inexplicable confrontación de Lombardi 

CON DOCENTES Y VECINOS DEL PROGRAMA CULTURAL EN BARRIOS 

La reducción de la oferta de los talleres culturales porteños es una decisión negativa porque restringe el desarrollo de saberes y recursos expresivos. Tienen gran demanda y hubiera sido razonable expandirlos” editorializa hoy Clarín. “Es necesario conservar, fomentar y enriquecer la formación cultural de los porteños, como parte de una estrategia destinada a realizar una ciudadanía más plena. A esto no contribuye la medida que tomó el Gobierno de la Ciudad” afirma el matutino.La decisión del ministro de Cultura de eliminar más de 500 talleres en los centros culturales barriales resulta inexplicable sobre todo por el carácter confrontativo de la medida. Afirmar que esa actividad fue deformada por el “clientelismo político” y acusar in totum al conjunto sin discernimiento alguno es aventurado.

Tampoco parece acertado tomar decisiones debido a “una mala asignación de recursos” y a “la falta de planificación” (males estos remediables desde sus mismas oficinas) y mezclarlos en un mismo párrafo con “docentes con horas cátedra imposibles de cumplir y la adulteración reiterada de planillas de asistencia”, situaciones que deberían remediarse con la supervisión y control adecuados en el lugar de los hechos y, en todo caso, instruir los sumarios respectivos para sancionar a los docentes que hubieran cobrado sin trabajar y/o a los directores de los Centros Culturales que permitieron la adulteración de las planillas de asistencia. (ver Abre la inscripción: Talleres Culturales en Barrios 2008)

La pregunta obvia es ¿Suprimiendo actividades se remedian males pasados y se previenen futuros? Y por otra parte ¿Por qué castigar a los vecinos y vecinas que concurrían a esos talleres?

Los argumentos del ministro resultan insostenibles y claman por una explicación detallada acerca de quién, cómo, cuándo y dónde.

Un párrafo aparte merece la eliminación del sitio web del Gobierno de la Ciudad de los objetivos que definen el accionar de los centros cultiurales barriales del GCBA. Unos días atrás todavía podía leerse esto:

“En sus 37 centros culturales —ubicados en diferentes barrios— el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires brinda este servicio cultural descentralizado por medio de un cuantioso abanico de actividades artísticas, de formación, de actualización de técnicas, de experimentación y de producción ofreciendo más de 1200 talleres, cursos, seminarios, y producciones en forma gratuita.
El Programa Cultural en Barrios contribuye a conformar una sociedad moderna donde los bienes y servicios culturales puedan llegar a todos los niveles de la comunidad.
Es en el Centro Cultural donde los vecinos adquieren herramientas de conocimiento, despliegan su vocación artística y ejercitan conductas conscientes que redundan en respuestas más ciudadanas. Allí se alientan comportamientos sociales maduros y comprometidos basados en la libertad, el respeto, la responsabilidad y la tolerancia; principios fundamentales que permiten una mejor convivencia ciudadana”

Ahora ya no figura la detalladas explicaciòn precedente. Ni esa ni ninguna otra. Lo cual también es toda una definiciòn.

Noticias Relacionadas