Personal de Enfermería protestó con “Fogata de la Bronca y Olla Popular” contra recortes de Larreta

La Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE) realizó ayer una “Fogata de la Bronca y Olla Popular” frente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de Parque Patricios, donde entregó un petitorio en reclamo por los bajos ingresos y por un incremento salarial “de emergencia”.

En la Fogata de la Bronca, que comenzó a las 13, enfermeros y enfermeras de distintos hospitales de la ciudad quemaron copias de sus “miserables recibos de sueldo y aguinaldo”, cocinaron guiso de arroz en la olla popular y brindaron con agua “para mostrar cómo termina el año la Primera Línea que expone su vida frente a la pandemia”, explicó a Télam Carolina Cáceres, enfermera del hospital Tornú.

Los principales reclamos detallados en el petitorio que presentaron en la mesa de entradas fueron por el blanqueo de las sumas en negro, el aumento salarial de emergencia, un bono “digno” de fin de año, el cobro completo del aguinaldo y el reconocimiento profesional de la enfermería, por la inclusión en la Ley N° 6035.

Andrea Ramírez, enfermera del Hospital Ramos Mejía y referente de ALE informó: “Esta semana recibimos la liquidación de nuestros aguinaldos y son realmente un cachetazo como ´regalo de navidad´ de Larreta. Tenemos salarios por debajo de la canasta de pobreza, y ahora porque nuestros sueldos tienen items en negro, además, nos liquidan un aguinaldo con 30 o 40 por ciento  de recorte: es escandaloso”.

“Hicimos una quema de recibos de sueldos porque la bronca es mucha, nuestros salarios no solo están por debajo de la línea de pobreza, sino que los últimos ‘aumentos’ han sido sumas no remunerativas y esto lo utilizan como excusa para pagarnos un aguinaldo de miseria con un 40% de recorte en base al (salario) básico bajo y nos quitan aportes para la jubilación”, detalló Cáceres.

En el petitorio presentado los trabajadores recordaron la función esencial de la enfermería en pandemia, en un contexto de “tercera ola” de coronavirus, al mismo tiempo que denunciaron que tienen salarios “muy por debajo” de la canasta familiar y “en promedio por debajo” de la canasta de pobreza fijadas por el Indec.

Por su parte, Luciana Franco, enfermera que trabaja hace más de 14 años en el servicio de emergencias y en terapia intensiva del hospital Fernández, consideró en diálogo con Télam que desde que empezó la pandemia “nos castigan en vez de recompensarnos por estar en la primera línea”.

Además expresó que “el agotamiento del personal es extremo” y que el gobierno porteño les dice “en la ciudad más rica del país que no tiene plata”.

Cáceres recordó que la mayoría del personal de enfermería trabaja con pluriempleo, no es reconocido como profesional de salud, el déficit de personal que hay “es histórico” y que “a todo el personal eventual que tomó el Gobierno por la pandemia lo quieren empezar a despedir”.

Con este reclamo, los trabajadores de la enfermería porteña volvieron a solicitarle una audiencia al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y denunciaron que “pese a reiterados pedidos” nunca fueron recibidos “más que por funcionarios de bajo rango que no resolvieron” los reclamos.

Fuentes: Agencia Télam, El Destape.

 

Noticias Relacionadas