Procuran elevar profesionalismo del plantel de inspectores de la Ciudad

UN DECRETO DEL EJECUTIVO PORTEÑO APRUEBA REGÍMENES DE SELECCIÓN Y CAPACITACIÓN 

El Decreto Nº 444-06 aprueba un régimen de selección previo al ingreso de futuros inspectores y otro de capacitación tanto para ingresantes como para el personal del plantel en funciones. El mecanismo tiende a evitar discrecionalidad y disparidad de criterios en la contratación de personal de inspección que hasta ahora realizaban por su cuenta distintas áreas del Gobierno de la Ciudad. La situación imperante en los sectores de inspección —a los que Anibal Ibarra catalogó de “focazo de corrupción”— resultó en su momento en la supresión de todos los cargos y su reemplazo por profesionales externos. El nuevo decreto es una avance en esa dirección.

Entre los fundamentos de la medida se alude a la necesidad de fijar criterios objetivos de selección, formación y admisión de personas que ingresen a los distintos cuerpos de inspectores con intención de elevar la calidad profesional de los mismos y que mediante la implementación de un mecanismo institucionalizado de selección reglado se logra “acotar la discrecionalidad de quienes están a cargo de la incorporación de candidatos para prestar funciones de inspección”.

Ello requiere –dice el decreto- “dictar un régimen de selección previo al ingreso de aquellas personas que cumplan funciones de inspección en el ámbito del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” por un lado y por el otro institucionalizar un mecanismo de capacitación con evaluaciones eliminatorias “que propenda a mantener el nivel de excelencia deseado, aplicable no sólo a quienes se incorporen como inspectores en el futuro, sino también a quienes se encuentran desarrollando tales tareas en el presente”.

El decreto subsana la ausencia de un régimen de selección y capacitación aplicable a los inspectores de la Ciudad de Buenos Aires, lo cual —señalan— “atenta contra los valores de eficacia, eficiencia y transparencia que deben orientar las actuaciones en materia de fiscalización”. Por eso adjudica a la capacitación sistemática de los inspectores la posibilidad de “difundir criterios objetivos y uniformes de control, recordando a quienes prestan funciones de inspección que el servicio a los intereses generales de nuestra ciudad debe ser el motor que rija su actuación

Noticias Relacionadas