Se desató un conflicto entre Boca Juniors y la Ciudad por la apertura de calles

DEMORA UNA VIEJA ASPIRACIÓN DE DOS BARRIOS CONTIGUOS

El vicejefe de Gobierno a cargo del Ejecutivo porteño firmó un decreto ordenando la demolición de los portones y obras de infraestructura dentro del espacio cercado por Boca Juniors sobre la traza de calles cuya circulación interrumpen, con costos a cargo del Club. Los portones están ubicados en Del Valle Iberlucea y Wenceslao Villafañe, en Espora y Villafañe y en Aristóbulo del Valle e Irala. A esto se agrega un portón interior que corresponde a la intersección de Espora y Aristóbulo del Valle. En este último sector también hay un terreno que utiliza el Club como playa de estacionamiento los días de partido y que según el periodista Ezequiel Fernández Moore explota la barra brava de Boca, pero el Decreto no alude a dicha fracción.

El decreto N° 11 es la culminación de gestiones de Vecinos por los terrenos de Casa Amarilla que en el 2003 iniciaron el expediente Nº 63209 denominado: S/DENUNCIA—VECINOS POR LOS TERRENOS DE CASA AMARILLA, USURPACIÓN DE ESPACIOS DE DOMINIO PÚBLICO DE LA CIUDAD, POR PARTE DEL CLUB ATLÉTICO BOCA JUNIORS.— R/S”.

En sus considerando, el decreto firmado por el vicejefe de Gobierno hace referencia a la facultad inalienable de la Ciudad de proceder por vía directa a la recuperación de espacio público intrusado. Cita en ese sentido el “Tratado de Dominio Publico” de Miguel Marienhoff, (Bs. As. 1960, pág. 271) que alude a cómo el Estado puede “hacer cesar cualquier avance indebido de los particulares contra los bienes del dominio público, en ejercicio del poder de policía que le es inherente” sosteniendo que “la Administración Pública dispone de un excepcional privilegio: procede directamente, por sí misma, sin necesidad de recurrir a la vía judicial. Procede unilateralmente, por autotutela, a través de sus propias resoluciones ejecutorias”.

La respuesta del Club

El sábado 28 de enero Boca publica una solicitada en los matutinos de la Ciudad criticando la medida. A modo de síntesis concluye:

  • “En caso de instrumentarse esta decisión privando al Club del predio en cuestión, el GCBA perjudicaría enormemente la actividad que diariamente desarrolla nuestra institución en beneficio de sus Socios y de la Comunidad.
  • Creemos que sería una decisión equivocada, ya que sabemos que existen otras obras y/o acciones que pueden emprenderse en forma conjunta entre el GCBA, los vecinos y el Club Atlético Boca Juniors para mejorar sustancialmente el diseño urbanístico de la zona y cumplimentar los objetivos de mejora que todas las partes desean lograr.
  • Si bien el Club ya ha promovido una acción judicial en respuesta al referido Decreto, estamos a disposición de las autoridades, como lo hemos hecho en numerosas oportunidades, ante quienes efectuaremos las propuestas más adecuadas para encontrar una solución integral al problema en cuestión”.

Antecedentes

El Club Boca Juniors recibió casi cuatro manzanas y media (43.551,9 m2) de Casa Amarilla a cambio de la pavimentación del sector y otros trabajos de infraestructura mediante un convenio que firmaron en 1995 el intendente Jorge Domínguez y el ex titular de Boca, Antonio Alegre. Sobre esas tierras el Club construyó varias canchas de fútbol para sus divisiones inferiores, un estadio de básquetbol, un gimnasio y un hotel para deportistas juveniles.

Se trata en todos los casos de emprendimientos de renta privada, cerrados a la comunidad. No cabe duda alguna acerca de las ventajas que la operación supuso para Boca y lo inequitativo que resulta para el erario tan generoso desprendimiento de tierras.

En el convenio Boca también se había comprometido a permitir que el personal docente y alumnos del distrito escolar 5 de Barracas y 4 de La Boca usaran las instalaciones de lunes a viernes de 10 a 15 hs. Sin embargo, a partir de que Macri asumió la presidencia del club cesaron estos beneficios para los vecinos.

Los cruces entre Ibarra y Macri y las promesas incumplidas

Ya en marzo del 2004 Ibarra había intimado a Macri a desalojar el sector intrusado y amenazó con el recurso a la fuerza pública si el Club no procedía a retirar el portón que impide el paso para el dia 5 de ese mes. Casi un año después [febrero de 2005], desde esferas oficiales afirmaron que “se está firmando (sic) un convenio con el Club para liberar estas tierras” y “En principio, el portón de la calle Aristóbulo del Valle se va a retirar porque Boca Juniors lo está ocupando en forma indebida”.
Para esa época, en una entrevista a Fernando Verdaguer —subsecretario de Transporte del Gobierno de la Ciudad— en un canal de cable éste decía:

“Hay una situación que es diversa. Uno, es el incumplimiento de una ley y lo que se está haciendo ahora es hacer la apertura de Aristóbulo del Valle y el cruce sobre las vías del ferrocarril y luego la conexión con la calle Espora. Eso, una vez que el Secretario de Infraestructura Felleti firmó la resolución, la Corporación del Sur –que es la que va a tener a cargo la coordinación de la obra– puede empezar los trabajos. Estos trabajos son de alguna dificultad porque respecto al paso a nivel, hay que acordarlo con la Secretaría de Transporte de la Nación y con el ONABE. Respecto la apertura de la calle Espora, hay una parte de la misma que está ocupada por Boca Juniors y se está firmando un convenio con el Club para liberar estas tierras. Una vez que las tierras se liberen se va a construir la calzada y una vez que la calzada se construya por disposición de la Dirección General de Transporte oficialmente se va hacer la apertura. Lo que hizo la disposición del Secretario Felleti fue dar el marco normativo para que esto se pueda realizar”.
—¿Cuánto tiempo llevarían estos trámites?
Verdaguer —Son trámites de acuerdos interjurisdicciones que no son sencillos. Estamos estimando que en el plazo de dos meses se estarían comenzando las obras de apertura una vez que estén finalizados los convenios”.

En ese contexto debe situarse el decreto firmado ahora por Telerman: un año después de las declaraciones de Fernando Verdaguer no sólo no se comenzaron las obras de apertura sino que tampoco se ha dado a publicidad documento oficial alguno que pruebe siquiera un mínimo avance en las tratativas.

Las restricciones para abrir calles que atraviesan vías de ferrocarril.

En un pasaje de la solicitada, Boca Juniors afirma:

“Paradójicamente, las calles nunca se abrieron porque van a dar a la vía del ex Ferrocarril General Roca: son calles sin salida, pues no existe paso a nivel y tampoco puede crearlo el GCBA, ya que es competencia del Estado Nacional. No se entiende entonces, el motivo por el cual se pretende ahora abrir las calles”.

Cabe aclarar que si bien el GCBA no puede habilitar “per se” una calle que cruce una vía pues es cierto que existe una ley nacional que impide hacer nuevos cruces a nivel de calles con vías de ferrocarril, el Gobierno de la Ciudad está en condiciones de conseguir las excepciones necesarias para hacerlo sobre vías en cuyo recorrido —a través de Puerto Madero y el populoso barrio de Catalinas Sur— ya existen decenas de pasos a nivel.

Repercusiones políticas

La diputada porteña Sandra Bergenfeld (Frente para la Victoria) –que integrara en la Legislatura porteña el espacio liderado por Mauricio Macri, del que se separó tras los acontecimientos de Cromañón— se disponía a hacer ayer una presentación judicial en el marco de la disputa entre el Gobierno de la Ciudad y el Club Boca Juniors por la apertura de calles, ante el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tribuntario Nº 6, a cargo de la jueza Patricia López Vergara que tramita el recurso presentado por el Club Boca Juniors.

Según Noticias Urbanas “La presentación de Bergenfeld tendrá por objetivo consultar acerca de las características que tendrá la reunión de conciliación que quiere llevar a cabo la jueza con el Gobierno de la Ciudad y el Club Boca Juniors en el conflicto que se desató en torno a la posesión de unos terrenos del barrio de La Boca. Frente a este conflicto y previo a dictar una medida cautelar, la jueza López Vergara decidió llamar a una audiencia de conciliación entre las partes.

Al respecto, Bergenfeld sostuvo: “Me gustaría que la jueza a cargo me explique de qué forma se puede llegar a un acuerdo entre el Estado y un particular sobre el espacio público, porque el espacio público no se vende, no se compra, ni se transa”.

Más información
red star El decreto n° 11/2006 del GCBA

Noticias Relacionadas