CUANDO LO ESENCIAL NO ES NOTICIA TRASCENDENTE

Por Hugo Presman

Uno de los contrastes más significativos del mundo que nos toca vivir es que el tercio de la humanidad beneficiado con su posición de incluido en el planeta cuenta con la posibilidad teórica de acceso a la información como en ningún otro estadio de la evolución del género humano. El desarrollo tecnológico, que es inversamente proporcional al mejoramiento de la equidad, nos permite ser testigos visuales a través de los que las cámaras quieren mostrar de cualquier acontecimiento ocurrido a miles y miles de kilómetros de distancia de nuestro domicilio. El constante crecimiento de la información por Internet permite tener acceso a un cúmulo de conocimientos y noticias inimaginable hace apenas una década. Pero cantidad no significa de ninguna manera que el ciudadano incluido esté bien informado. Basta recordar que en el país paradigmático del acceso a la información y con el mayor desarrollo tecnológico, EE.UU, el 54% de su población creía que se habían encontrado armas de destrucción masiva en Irak.

La televisión ha ido desplazando a los medios gráficos como fuente de acceso a la información. El certificado de la presencia pública de una persona lo da la proyección de su imagen en una pantalla de diferentes pulgadas. El efecto de la manipulación dentro de la pretendida libertad de prensa puede observarse por ejemplo con las torturas en la cárcel de Abu Ghraib en Irak. Según Frank Rich del New York Times: “ la noticias de las torturas desapareció de la televisión a pesar que hubo constantes revelaciones que publicaron los principales diarios y revistas como The New Yorker, The New York, Rewiew of Books y Vanity Fair. En los Estados Unidos, si una noticia no está en la televisión, no existe”

Lo mismo afirma el posiblemente mayor historiador contemporáneo viviente, Eric Hobsbawm: “A los gobiernos no les preocupa la existencia de una prensa libre mientras que la televisión no lo sea. Ahí es donde radica el verdadero peligro”

ALGUNAS NOTICIAS FUNDAMENTALES
SEPULTADAS EN LA VORÁGINE

Cuando asumió Lula como presidente del Brasil, abriendo un marco de expectativas inmensas, su promesa más contundente fue que al final de su mandato cada brasileño tendría acceso a tres comidas diarias. El encargado del Plan Hambre Cero fue el cura Frei Betto. Hace unos meses renunció a su cargo, posiblemente porque las políticas económicas instrumentadas por Lula parecen ir en dirección no coincidente con lo enunciado como objetivo En el Foro de Porto Alegre, Frei Betto afirmó: “Si alguien pregunta en Irak o en otra parte del planeta si hay armas de destrucción masiva, yo les contesto que si las hay, seguro que las hay. El hambre es la mayor arma de destrucción masiva. El hambre no sólo es un escándalo en un siglo marcado por el avance tecnológico sino que también pone en evidencia el fracaso del capitalismo. De los seis mil millones que viven en el globo, cuatro mil están bajo la línea de pobreza. Díganme si esto es un éxito. Los que estamos aquí hemos ganado la “lotería biológica” que nos garantizó la alimentación y su crecimiento. En Brasil, como en muchas regiones se lucha por garantizar los derechos animales que significan poder comer y poder beber. Las cinco principales causas de muerte son: los accidentes de trabajo y de tránsito, el cáncer y el sida, las guerras, el terrorismo y el hambre. Las cuatro primeras sumadas no producen ni la mitad de muertos que genera el hambre en el mundo. ¿Porqué no hay una movilización contra el hambre? Por que sólo el hambre hace distinción de clase”

Obsérvese que título lapidario para un sistema triunfante: “El hambre es el arma de destrucción masiva más letal y generalizada”.

George W. Bush mencionó cuarenta y dos veces la palabra libertad en su discurso de reasunción por un segundo mandato, después de ganar con una mayoría muy significativa. Dijo: “La supervivencia de la libertad en nuestra tierra depende cada vez más del éxito de la libertad en otros países. La mejor esperanza de paz en nuestro mundo es la expansión de la libertad en todo el mundo. Los intereses vitales de EE.UU y nuestras creencias más profundas son ahora una sola cosa”.

Sus palabras tienen la hipocresía vesánica de la leyenda a la entrada del Campo de Concentración de Auschwitz: “El trabajo libera” O como sucede actualmente en Abu Ghraib o Guantánamo. En ésta última según un reciente informe del FBI: “los soldados golpean la cabeza de los detenidos contra el suelo de la celda hasta que quedan inconscientes. Presos que son atados en una celda en la que permanecen más de 24 horas, obligados a defecar y orinar en esa posición”

Más sincero fue Bush en su discurso del 22 de agosto del 2004 cuando dijo: “Los terroristas nunca dejan de pensar nuevas formas de dañar a nuestro pueblo y a nuestra gente; nosotros, tampoco”.

Otra noticia que no llegó a la tapa de ningún medio es lo que sostiene el escritor y periodista Mario Diament: “La brecha entre ricos y pobres se ha ampliado durante la administración de Bush, hasta el punto que el 1% de los más ricos controla el 40% de toda la riqueza del país. Ni siquiera la aristocrática Inglaterra puede atribuirse una concentración similar del poder económico: el 1% de los británicos más ricos controla el 18% de la riqueza del Reino Unido”

Obsérvese que título impresionante: “Equidad social yanqui: el 1% se queda con el 40% de la riqueza”

El mercado está destruyendo el planeta mientras mata de hambre a sus habitantes. Hay que tener un enorme poder de destrucción para ir convirtiendo en inhabitable un planeta tan excepcional como la tierra. El 15 de febrero entra en vigencia el Protocolo de Kyoto, de protección del medio ambiente que no suscribe EE.UU. Dice el economista norteamericano Jeremy Rifkin: “El aumento de la intensidad de los huracanes en el Caribe, la elevación del nivel del mar y la inundación de países bajos, el derretimiento del manto de hielo que cubre los picos montañosos desde el Kilimanjaro en África hasta los Andes en Perú, el desprendimiento de las grandes masas de hielo en el Ártico y la muerte de los arrecifes de coral son todas señales de alerta. A los investigadores también les preocupa la disminución de la capacidad reproductiva de muchas especies acuáticas y terrestres, la desaparición de los bosques y el debilitamiento de los ecosistemas…..El Protocolo de Kyoto, a decir verdad, es un intento lastimosamente insignificante frente a la magnitud y escala de la crisis. Sin embargo, hasta este débil gesto de respuesta ha sido atacado de manera permanente….. Lamentablemente, el calentamiento global podría terminar siendo el mayor logro individual de la humanidad, aunque se trate de uno negativo”

Obsérvese el título que Ud. nunca leerá, salvo cuando sea demasiado tarde: “El lucro que moviliza el mercado destruye el planeta tierra con resultados equivalentes a una hecatombe nuclear”. Los que no son sensacionalistas, como Crónica TV, prefieren poner: “Estalló el verano”

CUANDO LA SOLUCIÓN NO LLEGA AL PROBLEMA

El hambre en la Argentina es la exteriorización más lapidaria de las políticas neoliberales aplicadas en las últimas décadas. En Tucumán, con el 22 por mil de mortalidad infantil, la desnutrición ha dado lugar a las campañas mediáticas de Hilda “Chiche” Duhalde, a lágrimas de cocodrilos de muchos de sus causantes y al testimonio desgarrador de Barbarita. Como un testimonio del modernismo o tal vez del postmodernismo, mientras una nena llora de hambre en un noticiero, al lado, en el canal gourmet se preparan manjares con ostras y caviar. Es el momento que la televisión está más cerca de la realidad. Como dice el sociólogo Matías Bruera : “ El hambre es una situación asemejable a una catástrofe, como si la Argentina se hubiera partido, como si la hubiera arrasado una especie de huracán. La mitad de la población entró en condiciones de no poder subsistir, mientras que un grupo sigue cultivando el hábito de la exquisitez, de la magnificencia, de la mesa como sortilegio de las formas. Unos, entonces, se preocupan por la manera que se toma una copa, la manera en que se acerca a la nariz para utilizar el olfato, la manera que se degusta y que se traga mientras que muchos otros apenas logran calmar el hambre……Hay algo que no se si hemos llegado a captar, porque es bastante reciente: la naturalización del hambre. Y esto se da mientras el gusto de otros se fue refinando y marcando diferencias de clase”

Hace ya un tiempo que Guillermo Oliver, investigador del Conicet con apoyo de la empresa Sancor, que invirtió un millón de dólares en el proyecto, elaboran la leche BIO, que tiene la particularidad que con apenas un vaso diario que ingiera un niño puede superar un cuadro de desnutrición.

¿Donde está el gobierno distribuyendo esta leche en los enormes bolsones de desnutrición que hay en el país?

Obsérvese que título de tapa: “Leche argentina abate la desnutrición en el país. Interés mundial. Descubrimiento de un científico argentino del Conicet”

No lo espere. La patente quedará seguramente en manos de una multinacional y la leche se venderá a los que no padecen desnutrición y pueden adquirirla con facilidad.

CUANDO LO ESENCIAL NO ES NOTICIA TRASCENDENTE

“El hambre es el arma de destrucción masiva más letal y generalizada”.

“Equidad social yanqui: el 1% se queda con el 40% de la riqueza”

“El lucro que moviliza el mercado destruye el planeta tierra con resultados equivalentes a una hecatombe nuclear”.

“Leche argentina abate la desnutrición en el país. Interés mundial. Descubrimiento de un científico argentino del Conicet”

En palabras del periodista Jorge Lanata : “Los medios distorsionan los puntos de vista. Te hacen creer que son importantes cosas que son pelotudeces”.

Noticias Relacionadas