Invaden empresa de celulosa

En Brasil manifestantes destruyen material genético de plantas destinadas a insumos para la industria de la pasta de celulosa

Red Eco alternativo

(Concosur) Brasil- Una planta de la poderosa empresa papelera Aracruz fue ocupada y se destruyó material genético de nuevos tipos de plantas con las cuales se experimentaba. “El objetivo de esta ocupación es denunciar las consecuencias sociales y ambientales del avance de la invasión del desierto verde creado por el monocultivo de eucaliptos”, afirmaron algunos de los campesinos, mayoritariamente mujeres. Ante esta invasión, la poderosa compañía amenaza con suspender otros la construcción de otra planta, para lo cual invertiría 1.200 millones de dólares.

Los manifestantes se dirigieron luego a la sede de la 11a. Conferencia Internacional sobre la Reforma Agraria y Desarrollo Rural, organizada por la FAO. La protesta estuvo apoyada por la organización Vía Campesina, que es observadora en la cita internacional, pero que también participa en la reunión paralela de ONGs.

La organización emitió un comunicado indicando:

“Nos oponemos a los desiertos verdes y a las enormes plantaciones de eucalipto, acacia y pinos para celulosa, que cubren miles de hectáreas en Latinoamérica, en donde el desierto verde avanza, la biodiversidad y los suelos son destruidos y los ríos secados, sin contar con la enorme contaminación generada por las fábricas de celulosa”.

Los militantes, indicaron que la ocupación de la empresa, también es en solidaridad con los indígenas de Espíritu Santo cuyas tierras han sido invadidas por Aracruz. Según el mismo comunicado, dicha compañía recibió en los últimos tres años créditos del gobierno brasileño por alrededor de 900 millones de dólares, siendo unas de las grandes beneficiadas por el Estado.

Un dato interesante fue aportado en la ocasión: mientras Aracruz genera un empleo por cada 185 hectáreas plantadas, las pequeñas producciones originan un empleo por hectárea. En tanto, en la cumbre de la FAO, su director dijo que el mundo está perdiendo la batalla contra el hambre y la pobreza en el medio rural.

Según Jacques Diout, “La batalla contra el hambre y la pobreza en el mundo se ganará o se perderá, y de seguir a este ritmo lento, se perderá en las áreas rurales de los países en desarrollo”. Agregó que en el campo de los países subdesarrollados “es donde vive el 75% de los 1.100 millones de personas en extrema pobreza… donde vive el 95% de los 852 millones de hambrientos en el mundo”. Agregó que “los efectos negativos de la globalización, la presión de mercado sobre pequeños productores y agricultores familiares, la dificultad de acceso a la tierra y otros recursos naturales por la creciente competencia entre el sector agrícola e industrial, y la falta de oportunidades de desarrollo para los habitantes de las zonas rurales”.

Noticias Relacionadas