TRES PECULIARES LEGISLADORES

En la sesión de ayer en la Legislatura porteña convocada para decidir la acusación al Jefe del Gobierno de la Ciudad, Farías Gómez y Noemí Olivetto intentaron fundamentar su voto acusatorio en tanto Eduardo Lorenzo calló sus razones. Pertenecen a un cuerpo desprestigiado a cuya imagen han hecho un considerable aporte.

Chango Farías Gómez

El chango Farias Gómez deslindó toda responsabilidad con respecto a las leyes, algo que declaró no entender. “Yo no se nada de leyes” dijo el artista muy suelto de cuerpo, sin percibir talvez que no estaba sobre un escenario sino en el recinto que reune a los encargados de dictarlas, por delegación popular. En un pasaje de sus declaraciones dió como ejemplo de la honestidad del bloque al que pertenece el hecho de que sus legisladores no hubieran aprovechado la coyuntura del jueves anterior (se habían conseguido 29 votos, uno menos de los necesarios para impulsar el proceso de suspensión de Ibarra). Efectivamente, Diego Kravetz encabezó ese día el retiro de los kerchneristas de la Legislatura, molesto con la actitud de algunos colegas. Pero al aludir a su bloque Farías Gómez dijo “Compromiso para el Cambio” (el bloque que responde al Ing.Macri), en un lapsus de memoria que traicionó al artista devenido legislador quien recientemente formalizó su pase, engrosando las huestes del Presidente en la Legislatura de la Ciudad.

Farías Gómez votó “a conciencia” con el respeto que le merece Aníbal Ibarra “un gran demócrata” quien ahora podrá demostrar su inocencia. La confusa lógica del folclorista, a quien las circunstancias colocaron en el lugar del voto número 30, puede haber sellado el destino político de Aníbal Ibarra y abierto las puertas de la Ciudad a las huestes de Macri.

Noemí Oliveto

Se ofendió con el periodista que la entrevistaba por radio al ser presentada como “la legisladora Noemí Olivetto, esposa de Luis Zamora”. La aclaración, sin embargo, resulta oportuna para aportar datos respecto a una figura fantasmagórica: hacía nueve meses que no asitía a cumplir sus funciones. Se presentó a votar en contra de Ibarra con el aspecto de quien acaba de llegar de vacaciones y le cuesta hacer contacto con la realidad cotidiana. La sensación estuvo acentuada por llamativas gafas para sol con grueso marco de carey blanco. En su intervención fustigó tanto al macrismo como al kirchnerismo. “No creo que Ibarra es el único responsable —dijo— porque hay muchos más y en la cadena de responsabilidades están Kirchner y Macri. Macri, el que nunca se cansó de usar y usar el dolor porque la impunidad es tan fuerte que falta mucho más y sobre todo cuando acá se ve, por lo menos para mí, cómo se ha usado esto y hay algunos que sólo se quieren salvar”. Vale aclarar que Olivetto leía un discurso preparado, aunque sus palabras tengan la frescura de la improvisación. Su falta de experiencia en las lides parlamentarias le había llevado a hacer prueba de micrófono con un inoportuno “holá” al inicio de su alocución y a levantar la hoja que leía, la cual a esta altura cubría parcialmente su rostro “Aca se habla de respeto por las instituciones —agregó la legisladora de AyL— pero lo que no veo nunca es el respeto ni por las instituciones ni por las personas. Eso es lo que le falta a Macri y a Kirchner: respeto por las personas”, enfatizo. Con relación al Presidente lo acusó de jugar el (hasta ahora desconocido, al menos para este cronista) “juego del carretel”, cuya mecánica ilustró de esta manera “va y viene”. En una de esas idas o quizás venidas, Kirchner estaría intentado desembarzarse de Ibarra “porque ya no le conviene”, un análisis político que ofende el sentido común de la población mayor de seis años de edad. Dijo también que “el autoritarismo de Kirchner es sólo comparable al de Macri y al de Menem” y se preguntó ¿Qué investiga Kirchner de lo que pasó en la masacre de Avellaneda? La legisladora continúa en su banca en el próximo período con lo cual cabe esperar una nueva intervención de Noemí Olivetto en el 2006.

El declive de su esposo, Luis Zamora, merece un estudio aparte, pero baste mencionar que ostenta el record de escisiones: el Ex bloque de Autonomía y Libertad (todos votaron contra Ibarra) que lo tuvo como referente, originalmente de seis miembros se dividió en cuatro bloques unipersonales (Bidonde, Molina, Etchegoyen, Olivetto) y uno multipersonal, el de los hermanos Devoto. Varios ex compañeros de bloque le han iniciado juicio a Zamora por el supuesto manejo discrecional y arbitrario en la conformación de la listas partidarias.

Eduardo Lorenzo “Borocotó”

El ex—macrista que ha hecho del travestismo político su modus operandi siguió la sesión con un semblante hierático. Su rostro ostentaba la antisonrisa de la máscara de la tragedia en el teatro griego. El portador de las tres “p” (pediatra, político, periodista) debe haber pasado la peor semana de su vida. Su construcción de identidad tan laboriosamente lograda a lo largo de varias décadas se derrumbó, cual castillo de naipes en una playa súbitamente ventosa. No habló, pero a la hora de votar lo hizo a favor del juicio político. La torpe maniobra del Jefe de Gabinete nacional, al promocionar su pase con bombos y platillos, lo colocó bajo la luminaria del escarnio, la chanza fácil, la ocurrente invención de nuevos apodos y lo obligó a una decisión que detuviera su caída libre. Su renuncia —antes de ocupar su banca— al bloque del macrismo, en cuya lista ocupaba el tercer lugar a diputado nacional, es un caso inédito en la política vernácula. El rechazo generalizado a tal flagrante ausencia de ética (bien escaso en la pólítica en general, pero pocas veces tan evidente) es una saludable reacción que marca límites a la tolerancia social frente a las arbitrariedades de sus representantes.

En síntesis, a estos tres peculiares personajes a quienes las misteriosas fuerzas del destino y las listas sábanas hicieron aterrizar en el parlamento porteño, les tocó decidir en última instancia el destino institucional de la Ciudad de Buenos Aires. Pertenecen a un cuerpo desprestigiado a cuya imagen han hecho un considerable aporte.

Noticias Relacionadas