Christopher no escuchó la voz de alto

Christopher acababa de ser papá. Llevaba dos semanas durmiendo poco y mal. Ese domingo había salido con su camioneta para ir a comprar pañales. En la esquina de Ancaste y Monteagudo en Parque Patricios un grupo de prefectos le disparó y lo mataron con un balazo en la nuca. No avisaron a nadie.