¿Cierra el Canal de la Ciudad?

EN CASO DE UN TRIUNFO DE MAURICIO MACRI

Sociedad Argentina de Actores
Los argumentos que esgrime el candidato del PRO para justificar el cierre mezclan exitismo, economicismo y demagogia, atando su salida del aire al rating, al sostener que “es un canal que no ve nadie”, destacando el gasto que el mismo genera, y declarando que con ese dinero se abrirán salas de salud de atención primaria.

Lo que no genera ganancias se cierra

Medir la eficacia de una actividad cultural, que debe proveer el estado, con parámetros propios de la actividad empresarial privada, es de un riesgo impredecible, y nos pone a las puertas de que se vuelvan a tratar estos temas con la frivolidad propia de los años 90 que creíamos desterrada.

Ya oímos hasta el cansancio este tipo de análisis para avanzar sobre presupuestos genuinamente otorgados a la Cultura , y somos concientes y nos hemos pronunciado también muchas veces con respecto a las prioridades que tiene la ciudadanía, pero aquí, una vez más, como ya ocurriera en esa década maldita, encarnada en el ex Ministro de Economía de Menem y de De la Rúa : Domingo Cavallo, se corre el riesgo de que la dejen de lado.

No aceptamos las falsas opciones Salud o Cultura: exigimos Salud y Cultura.

Otra falsa opción fomentada por el propio Macri, desde su lugar de empresario: no hace mucho tiempo, nos proponía flexibilización laboral o desempleo, y no hace falta hurgar demasiado en la memoria para saber cómo nos fue.

Son muchas las actividades culturales con sus correspondientes fuentes de trabajo que dependen del Gobierno de la Ciudad.

Nos preguntamos si el Teatro San Martín dejará de funcionar como tal para que sirva para algo más rentable, o si el Colón se transformará en un centro turístico que genere divisas, o si los centros Culturales en los barrios quedarán sin presupuesto y su funcionamiento dependerá, como muchas veces, del aporte de vecinos y artistas de buena voluntad.

Defendemos sin dudas el derecho a la Salud de todos los ciudadanos, y también defendemos el derecho a la Educación y el derecho a la Cultura, entendida ésta como un bien primario, y no como algo suntuario al que pueden acceder los que más tienen, y, por lo tanto, de la que el Estado debe hacerse cargo.

Se debe revisar si los 14 millones asignados al Canal Ciudad Abierta están bien gastados, y hacer los ajustes que haya que hacer, pero de ninguna manera cerrar lo que ha generado productos de calidad cultural y ha abierto una fuente laboral para los actores.

Menos tolerable es que se lo haga con argumentos economicistas y demagógicos propios de la vieja política que el Señor Mauricio Macri dice combatir.

Consejo Integral – ASOCIACIÓN ARGENTINA DE ACTORES

Noticias Relacionadas