IDENTIFICARON LOS RESTOS DE TRES MADRES DE PLAZA DE MAYO

ANC-UTPBA

Buenos Aires, 8 de julio— Familiares de Azucena Villaflor de De Vincenti, Esther Ballestrino de Careaga y María Ponce de Bianco, e integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), informaron ayer viernes 8, en un conmovedor acto – conferencia de prensa, que las identidades de los cuerpos hallados en el cementerio de la localidad bonaerense de General Lavalle pertenecen a estas tres mujeres, fundadoras de la organización Madres de Plaza de Mayo.

De la conferencia de prensa participaron Esther, Mabel y Ana María Careaga, hijas de Esther Ballestrino; Ana y Salvador Bianco, hijos de María Ponce; Cecilia y Pedro De Vincenti, hijos de Azucena Villaflor, y Carlos Somigliana, representante del EEAF.

Las tres mujeres, integrantes de las primeras Madres de Plaza de Mayo, fueron secuestradas los días 8 y 10 de diciembre de 1977 por un Grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y desde entonces permanecieron como detenidas – desaparecidas.

Sus restos estaban enterrados en fosas separadas y sin nombre en el cementerio de General Lavalle, y presentaban signos de haber caído desde gran altura, lo cual no deja demasiados interrogantes acerca de cómo fueron asesinadas, según explicó Somigliana, quien participó en los trabajos de identificación de las víctimas.

“El hallazgo e identificación de sus restos, resultado del valioso e importante trabajo del EEAF, fue posible gracias a la denodada e inclaudicable lucha de los organismos de Derechos Humanos –sostenida desde hace casi 30 años- por la verdad, por la justicia, contra la impunidad”, sostuvo Ana María Careaga al leer un documento firmado por los familiares de las víctimas (VER APARTE).

El anuncio, realizado en el Auditorio Gregorio Selser de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), fue cubierto por medios audiovisuales, gráficos y agencias de noticia locales, nacionales, regionales e internacionales.

“Nuestras madres, incansables luchadoras que dieron la vida por sus hijos, no pudieron vencer a la muerte, que eran tan obstinadas que sí pudieron vencer al olvido. Y volvieron. Volvieron con el mar, como si hubieran querido dar cuenta, una vez más, de esa tenacidad que las caracterizó en vida. La presencia de sus restos da testimonio de que no se puede hacer desaparecer lo evidente. Volvieron con ese amor incondicional que sólo las madres tienen por sus hijos, para seguir luchando por ellos, por nosotros”, destacó Careaga, quien además se desempeña como secretaria de Derechos Humanos de la UTPBA.

Estuvieron presentes organizaciones de derechos humanos, entres las que se encontraban: Madres de Plaza de Mayo- Línea Fundadora, Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ), HIJOS, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), Asociación de Ex Detenidos y Desaparecidos, y representantes de la secretarías de Derechos Humanos del Municipio de Morón, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y de CTERA.

También participaron e hicieron llegar su adhesión Eduardo Luis Duhalde, secretario de Derechos Humanos de la Nación; Juan Carlos Camaño, presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP); Martín Sabatella, intendente de Morón; Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz; el secretario General de la UTPBA, Daniel das Neves; Horacio Verbitski , del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); Fabio Basteiro y Ricardo Peidró, de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), Julio Menajovsky y Esteban Mac Allister, de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA); el investigador y titular del INADI, Enrique Oteiza, el diputado socialista Héctor Polino, Alberto Morlachetti, coordinador del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo; Graciela Ríos, de la Federación Nacional de Salud (FNS-CTA) y centenares periodistas y compañeros que colmaron el auditorio de la UTPBA.

Luego de la lectura del documento, el representante del Equipo de Antropología, explicó la tarea que realizaron para determinar la identidad de las tres mujeres y otras integrantes de Madres contaron sus experiencias durante la etapa del terrorismo de Estado.

Otras madres, compañeras de Esther, Mary y Azucena, testigos en el momento del secuestro, participaron de la mesa y contaron sus recuerdos y experiencias. Por su parte, la periodista Lila Pastoriza, ex detenida en la ESMA, brindó información acerca de algunos de los responsables de este centro clandestino de detención.

Los representantes de del Equipo de Antropología afirmaron que hay restos de cuatro personas que están siendo sujetos a diferentes estudios para determinar su identidad, lo que podría dilucidarse en los próximos meses (ANC-UTPBA).

Noticias Relacionadas