Presentan en la legislatura porteña el Proyecto Tranvías 

LAS UNIDADES DONADAS CIRCULARÍAN ENTRE RETIRO Y LA BOCA

Por Eduardo Scirica

El 14 de febrero se presentó en la Legislatura el proyecto Tranvías. Esta iniciativa busca la vuelta del tradicional medio de transporte para unir Puerto Madero, Retiro, San Telmo y La Boca, con unidades donadas por la ciudad alemana de Sttutgart. La organización barrial República de San Telmo dice haber juntado 20 mil firmas en apoyo a una propuesta que se presentó por primera vez en 2003 y, desde entonces, viene recorriendo sin respuesta distintos despachos burocráticos.

Esta vez fue en el Salón Montevideo de la Legislatura ante la Comisión de Tránsito y Transporte, y de Protección y uso del Espacio Público. El proyecto Tranvías sigue circulando por distintos despachos y sedes administrativas de la Ciudad y la Nación. El expediente pidiendo un estudio de factibilidad ya pasó por la Comisión de Transporte, la Dirección General de Casco Histórico, el Centro de Gestión y Participación, la Corporación Puerto Madero, la Subsecretaría de Turismo, la Secretaría de Infraestructura y Planeamiento del Gobierno de la Ciudad, el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, entre otras oficinas burocráticas.

En la reunión en el Salón Montevideo, el arquitecto Pablo Valladares y el ingeniero Uwe Grotte, representantes del consorcio “Studio A – Switch GMBH”, creador del proyecto, presentaron diapositivas con los trabajos realizados por la empresa en Gran Bretaña, Rumania, Suiza y Austria, y explicaron los beneficios de la iniciativa.

“Un tranvía nuevo cuesta aproximadamente 3 millones y medio de euros. Uno usado como los que ofrecemos por menos de 5 mil dólares, cuestan 200 mil euros”, comentó Pablo Valladares.

Los tranvías son del año 1963, tienen capacidad para 160 pasajeros (40 sentados y 120 parados), su consumo energético es bajo (750 kw por hora), son silenciosos al poseer una suspensión especial en las ruedas y tienen un ancho de 2,20 metros. Funcionaron hasta hace unos años en la ciudad de Sttutgart, que los renovó totalmente cambiándolos por unidades modernas

Entre los beneficios del tranvía, figuran que es un medio de transporte seguro, rápido, silencioso, flexible, ecológico y económico. Con el proyecto se busca a lo largo de la traza, unir al norte y al sur activando un eje cultural, turístico y comercial, que le de identidad a la Ciudad.

“El tranvía no viene a reemplazar a ningún medio de transporte. Sirve para que haya servicios turísticos de excelencia, para crecer, crear fuentes de empleo y nuevas posibilidades como unir al norte con el sur. Nuestro proyecto está avalado por 20 mil firmas”, comentó el presidente de la “República de San Telmo”, Manuel Fernández..

“Estoy para apoyar. Hay una superposición del proyecto con el ferrocarril. Es emblemático que en La Boca no haya ni trenes ni tranvías. Hay que reconvertir el transporte público entre otras razones, por la crisis energética y por la contaminación”, opinó la presidente de la Comisión de Vecinos de la calle Irala y Adyacencias, Silvana Canziani.

Entre otros presentes que se acercaron al encuentro, estuvieron los legisladores Jorge San Martino, Alberto Pérez, Pablo Failde, Soledad Acuña, Marta Varela, Inés Urdapilleta y Sebastián Gramajo, el Director General de la Comisión de Tránsito y Transporte Luis Alberto Gómez y vecinos de San Telmo y sus alrededores.

En septiembre del año pasado se presentó un proyecto de ley para que se hagan los estudios de factibilidad de la iniciativa. Aun no ha sido tratado.

“Este proyecto es un simple pedido al Ejecutivo para que resuelva. Hay un proyecto importantísimo como el anillo vial (unirá Retiro con la Boca a través del ferrocarril), que se superpone. Los vecinos tienen que saber que los legisladores de la Ciudad no podemos tomar decisiones sobre el transporte público porque es un área que depende de Nación”, señaló la legisladora Acuña.

“En esta reunión no se va a tomar una definición, pero no podemos seguir dando vueltas”, señalaron en el encuentro. Los legisladores quedaron en coordinar una reunión dentro de 15 o 30 días con representantes del Ejecutivo vinculados al transporte. Las respuestas se siguen postergando.

Nota relacionada
red star Un tranvía llamado deseo.

Noticias Relacionadas