Buenos Aires no es el mejor destino turístico de toda América

Buenos Aires desde la Reserva Ecológica
Por Lic. Alfredo Roberti *

Varios matutinos de la fecha recogen la noticia emanada de la Secretaría de Turismo de la Ciudad: Buenos Aires fue elegida como el mejor destino turístico de América por los lectores de la revista Condé Nast Traveller y el cónsul general argentino en la ciudad de Nueva York, Héctor Timerman, recibió ayer el galardón. Los datos estadísticos no son verosímiles por gruesos errores en el método de recolección empleado.

Para empezar, en el sitio de la publicación, Buenos Aires no figura en primer lugar. Este es el ranking mundial para 2007.

1 Sydney 93.50%
2 New York 92.75%
3 Paris 92.45%
4 Roma 91.79%
5 Barcelona 90.66%
6 Venecia 89.77%
7 San Francisco 88.84%
8 Ciudad del Cabo 86.54%
9 Singapore 85.55%
10 Hong Kong 84.50%
11 Bangkok 83.67%
12 Amsterdam 82.74%
13 Florence 81.78%
14 Istanbul 80.86%
15 Vancouver 79.93%
16 Buenos Aires 78.82%
17 Madrid 77.86%
18 Marrakech 76.45%
19 Dubai 75.08%
20 Berlin 73.81%
(www.cntraveller.com/ReadersAwards/2007/Cities/).

Como se ve la ciudad de Buenos Aires ocupa el número 16 entre los destinos absolutos preferidos por los lectores de la revista, el cuarto puesto entre los destinos americanos, detrás de Nueva York, San Francisco y Vancouver y el primer puesto recién si se computa sólo países de América Latina.

Los porcentajes son un índice de satisfacción con un máximo de 100. En el cuestionario se le pide al lector elegir lo mejor en hoteles, spas, aeropuertos, gastronomía, etc. Luego se incorporan criterios tales como calidad de servicio, precios, etc. y finalmente la publicación establece el índice compuesto, que es el que se publica al lado del ranking de cada ciudad.

Otra publicación llamada Condé Nast Traveler (con “l” en lugar de “ll”, responde a la grafía del vocablo “viajero” en inglés americano mientras que la otra es el mismo vocablo en inglés británico) ubica a Buenos Aires en segundo lugar en destinos americanos detrás de Vancouver, Canadá, en la edición correspondiente a 2006 y no figura la actualización correspondiente a 2007, en la que Buenos Aires debería encabezar la lista, según la información que trascendió y si ésta fuera, en efecto, la empresa que otorgó el premio.

1.Vancouver 82.2
2.Buenos Aires 80.0
3.San Miguel de Allende 79.8
3.Victoria, B.C. 79.8
5.Quebec City 79.3
6.Oaxaca, Mexico 76.3
7.Cuzco, Peru 75.7
8.Montreal 74.6
9.Toronto 70.3
10.Rio de Janeiro 69.4
(www.concierge.com/bestof/readerschoice/top_cities/
topcities_americas).

Sin embargo, ni uno ni otro sondeo tienen valor alguno, por estar realizados sin respetar los criterios técnicos necesarios para que los resultados tengan credibilidad. Prueba de ello es la gran disparidad entre los resultados de ambos.

Las encuestas con muestras auto elegidas no sirven

Buena parte de los libros sobre métodos de investigación social mencionan el gran fiasco del Digesto Literario, una revista que en los Estados Unidos condujo una gran encuesta previa a las elecciones presidenciales de 1936. El “Literary Digest” utilizo una muestra significativa de 2.3 millones de “votantes”, tras haber enviado 10 millones de formularios.

El resultado daba la victoria al contendiente de Roosevelt con un 57% del voto popular. La encuesta no podía haber estado más equivocada: Roosevelt ganó las elecciones con más del 60% de los votos.

En general se atribuye el error a que los datos de los destinatarios fueron obtenidos de guías telefónicas y registro de poseedores de automóviles. En esa época ambas condiciones eran una señal de status y quienes reunían esos requisitos tendían a identificarse con el partido republicano.

Desde entonces los profesionales trabajan con muestras elegidas al azar sistemático (la muestra debe representar proporcionalmente al universo del cual proviene), una de las razones por las cuales no se puede dejar librada a la iniciativa del encuestado (por ejemplo, responder o no un formulario por correo, o haciendo clic sobre una opción en Internet) determinar finalmente cual será el tamaño y las características de la muestra.

Como agravante en el caso de los viajeros que votan ciudades predilectas ya no se trata de una preferencia por un candidato. Quienes votaron por una ciudad, por ejemplo, ¿tuvieron ocasión de conocer todas las demás para luego compararlas?

La ciudad rebosa de turistas y no necesita datos espúreos para ser elegida como destino turístico. Tampoco las autoridades, en este caso el secretario de Turismo, Carlos Meyer, deberían aceptar galardones basados en encuestas realizadas sin rigor alguno. En definitiva, la difusión de esta noticia promociona a la publicación en mayor medida que a Buenos Aires.


* sociólogo

Noticias Relacionadas