El 95% de las escuelas privadas y el 75% de las escuelas públicas no tienen acceso universal. 

Acceso Ya! una ong que lucha por una ciudad amigable con las personas con movilidad reducida se presentará a la Justicia para que “se garanticen condiciones de accesibilidad en estos establecimientos educativos y poner fin al factor común de la exclusión

Dylan Esteche, de 12 años concurre desde el jardín de infantes a la escuela Nº 14 D.E. 8 “Joaquín V. González” ubicada en el barrio de Caballito. Como el ingreso a la escuela tiene varios escalones, Dylan ingresa por la entrada que da a la casa de los porteros. Este año, el aula del curso al que asiste el niño está ubicada en el piso superior, por lo cual su mamá habló con la directora para que traslade el curso a la planta baja del edificio, obteniendo una negativa rotunda. Por esto Rosalina Esteche, la mamá de Dylan, presentó un reclamo en la Defensoría, la directora reubicó el curso, pero aclarándole que vaya buscando otro colegio para el año 2010.

Esta actitud de establecimientos públicos, se repite en instituciones privadas. Según declaraciones de Evangelina Ventimiglia, mamá de Iván, de 7 años, el colegio religioso de Mar del Plata donde asiste su hijo desde los 3 años, se niega a trasladar las aulas de sus cursos a la planta baja.

En el año 2006 le detectaron a Iván distrofia de Duchenne, enfermedad progresiva y mortal que afecta a los músculos. Si bien su capacidad ambulatoria es buena, no puede subir gran cantidad de escaleras durante la jornada escolar. El colegio no cuenta con ascensores ni rampas, por lo que se limitaron a aconsejarle a la familia que cambiaran al alumno de colegio, sin considerar esta actitud como un acto discriminatorio y actuando en contra de los valores que proclama la institución.

En ciertos casos es la institución la que se niega a hacer modificaciones, pero en otros es el Estado el que no da respuestas.

Flor Linares Silva, mamá de Martín de 7 años, afirma que su hijo sufre de distrofia muscular. Como la enfermedad es progresiva, hace ya unos seis meses que no puede subir los escalones de la entrada de la escuela Nº 2 D.E. 17 “Profesor Juan José Millán”. Cabe destacar que dentro del edificio, Martín no posee problemas para desplazarse, ya que la directora del establecimiento organizó sus actividades en planta baja, con la intención de integrarlo. Sin embargo, funcionarios de infraestructura, se negaron a construir una rampa, alegando que no es viable porque la pendiente de las escaleras no sería adecuada para tal fin. ¿No pensaron en la colocación de un medio mecánico de elevación?

Más discriminación

El ISER, dependencia educativa del Gobierno Nacional, es el único establecimiento público en el que se pueden estudiar carreras relacionadas con lo radiofónico, por lo que la inaccesibilidad de su ingreso y la ausencia de baños adaptados a usuarios de sillas de ruedas, implica para muchas personas un impedimento para estudiar allí.

Constanza Rosselli quiere estudiar la carrera profesional de operación de radio en esta institución para conseguir trabajo relacionado con su vocación, pero cuando fue a inscribirse, las autoridades de la institución aseguraron que ya habían pedido una rampa móvil para que la entrada tenga acceso universal, pero autoridades del gobierno argumentaron que no había presupuesto destinado a modificaciones edilicias, por lo cual sus intenciones fueron frustradas.

Noticias Relacionadas